Los Seguidores Del Ni Los Seguidores Del Ni
Un Lugar Para Atraeros A Todos..¡Y Ataros A Las Tinieblas!
 
 chatChat   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 




Deserción

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema Foros de discusión -> Fan-Fics
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Foxanthas
Necrosabio


Registrado: 14 Ago 2006
Mensajes: 2081
Ubicación: El Laberinto Del Minotauro.
Reputación: 13.4
votos: 2
Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Vie Oct 24, 2008 10:46 pm    Asunto: Deserción Responder citando

Pues eso... debo pedir perdon a todo el mundo por haber descuidado todo esto... pero el trabajo me desborda. Hace un tiempo, cuando encontré un lugar en mi agenda, escribí este inicio de fic... Lo continuaré menos que el otro, ¿eh? así que... actualizaré poco. Espero que os guste! Dadme vuestra sincera opinion Very Happy

----------------------

Prologo.

La mañana se despertaba fría y acartonada. La luz, que entraba por debajo de la puerta de la pequeña habitación creaba las sombras con las que la chica se asustó al despertar. Tardó un poco en desperezarse. Al levantarse, se dirigió hacia la ventana para abrirla. Tenía frío, pero no le importaba. Le encantaba notar la piel de gallina y el calambre que le subía por la columna vertebral. Al abrir la ventana el frío viento entró, y ella dio un pequeño paso atrás. El camisón que utilizaba se le quedó pegado al cuerpo, marcando cada parte de su cuerpo como si fuera una fina capa de agua. A ella no le gustaba nada esa sensación, así que se fue rápidamente a por algo de ropa mientras dejaba caer al suelo la única prenda de vestir que llevaba.
Se colocó la ropa interior y ya se sintió mejor. Pensó seriamente en que ropa ponerse. Mientras miraba su vestuario, pensó en que tenía muy poco donde elegir y que debía ir a comprar algo mejor para el invierno.
Decidió ponerse en ese momento las ropas de camino, ya que no volvería nunca más a aquel pueblo, lo repugnaba.
Al colocarse los pantalones de cuero, se dio cuenta de que dentro del mismo había un papel arrugado. Al mirarlo recordó el porqué estaba allí.

“14 de diciembre.
Aerin Thigell.
Yurlynor”

Nadie apareció en aquel maldito lugar. Yurlynor resultó ser un pueblo infestado de borrachos y vagabundos. Ya llevaba cinco días allí y Aerin Thigell no se mostró. Mirion llegó dos días antes para estudiar las posibilidades del pueblo, para poder acomodarse y para establecer nuevos contactos fuera de sus fronteras, cosa que no consiguió.
La única persona que se dignó a hablarle fue el avaricioso señor de la posada, pero para que ello sucediera, ella tuvo que mostrarle lo que estaba dispuesta a pagar por quedarse allí. Desde entonces el posadero se volvió su mejor amigo en aquel pueblo. Consiguió aprovisionarse para el viaje gracias a su “generosidad”.
Al día siguiente de su llegada, una vez estuvo instalada en su habitación, se quiso informar sobre el por qué de la actuación de los habitantes del pueblo respecto a ella.
- Oye… ¿qué sucede en este pueblo?
- ¿Eh? ¿Por qué preguntas? Es un pueblo magnifico.- Contestó El posadero.
- ¿Ma…magnífico? – continuó Mirion.- En este pueblo eres el único que me acepta, y eso ha sido gracias a mi dinero.
- No nos llevamos bien con los extranjeros, y menos aún con los de tu clan.
- ¿Y eso porqué?
- Es tu piel, tus ojos, tu pelo… es el pasado de los tuyos. –Dijo él hombre en voz baja, muy triste.- ¿Sabes algo sobre la guerra de la lanza?
- La verdad es que no. ¿Qué sucedió?- Contestó ella.
- En aquella guerra los tuyos estaban luchando contra los Bárbaros Morodiat. Éstos tenían en su poder una lanza que según decían era un regalo de los dioses al único guerrero que consiguió defender las murallas del final del mundo.-Los ojos del hombre se iluminaron, mientras sus labios no podían parar de explicar la historia.- Ese hombre creó el clan Aurion, que en un pasado fue el más grande y mejor de los clanes de todo el mundo. Lo dominaban todo. Hasta que un general traidor mató al gran héroe, cogió su lanza, y con ella abrió otra vez las puertas de las murallas, de las cuales apareció el mismísimo mal.
- ¿Y qué pasó luego?- Preguntó interesada la chica.- ¿Cuando aparecen mis antepasados?
- Espérate, aún queda historia por contar.- Prosiguió, serio, el posadero.- Después de aquello, un gran número de seres malignos aparecieron, y para poder combatirlos, todos los clanes tuvieron que unirse para combatir en “La guerra del fin del mundo”. Todos lucharon y murieron por defender sus tierras, pero parecía imposible. Las tropas enemigas avanzaban muy rápido, y nadie pudo detenerlas hasta que apareció un clan reciente que consiguió detener el avance. Tenían un instinto militar infalible y sus técnicas eran perfectas. Su crueldad frente a su enemigo se contrarrestaba con su amabilidad frente a los desvalidos. Ese clan era el tuyo. Gracias a su Patriarca, vuestro pueblo logró atrapar a los ejércitos del traidor de Aurion frente a las puertas de la muralla. Allí, el clan Aurion consiguió matar al traidor y poseer otra vez la lanza de Eoxtol, el dios protector. En el momento de perder a su jefe, las tropas se desperdigaron y fueron fácilmente aniquiladas por los antiguos de tu pueblo. Cuando acabó todo, el clan Aurion perdió todo su poder, todo excepto la lanza, que guardó hasta hace unos cincuenta años. Se hicieron llamar distinto, y desde entonces fueron el clan Morodiat, aliados de tu clan.
- No veo dónde está el problema.- Dijo ella, extrañada.
- El problema radica en que vuestro Patriarca, hace 50 años, rompió alianzas con el clan Morodiat, con la excusa de que en verdad era su pueblo el que mereció quedarse con la lanza, y estalló la guerra. Aunque los Morodiat eran más fuertes, no había punto de comparación con tu clan, que durante tantos años estuvo aprendiendo magia.- El hombre tosió.- Yo tenía once años cuando los tuyos pasaron por Yurlynor, y la destruyeron entera. Tu clan, bajo el mando de ese tirano, destrozó y mutiló a todos los clanes minoritarios que rodeaban al clan Morodiat, para “asegurarse” de que nadie le ayudaba en la guerra. Todos los que quedan en este pueblo son ciudadanos de la antigua Yurlynor o Bárbaros que huyeron de su pueblo para poder sobrevivir cuando tu clan los destrozó por completo, haciendo desaparecer a su clan, y arrebatándoles la lanza.
- Es imposible… Además, ¿Cómo saben que yo soy del clan..?
- No, no lo es.- Interrumpió el hombre, alzando la voz.- Es muy sencillo saber de que clan vienes. Desde siempre, los tuyos han sido como tú. Piel muy clara, un cabello negro completamente liso y un ojo de cada color, negro y dorado.- El hombre calló unos segundos, tragando saliva.- Acaba rápido aquí, y ve a tu gran ciudad a comprobarlo. Ahora vete, no quiero verte más por hoy.

Aquella chica tenía una sensación extraña en su cuerpo. Las manos le temblaban y sus ojos estaban a punto de llorar. No le parecía creíble que su pueblo hubiese aniquilado y destrozado a las familias de clanes neutrales sólo por que su Patriarca quiso arrebatar algo que, aunque fuera muy importante, no era nada más que un objeto. La chica subió a su habitación y aquel día no volvió a salir para nada. Fue la única vez en la que se arrepintió de ser una Kalmycer.

_________________
Gracias Kun! ^^


Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Fan-Fics Todas las horas son GMT + 1 Hora
Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1


Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro




Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001, 2007 phpBB Group

Crear radio | foros de Colecciones | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo