Los Seguidores Del Ni Los Seguidores Del Ni
Un Lugar Para Atraeros A Todos..¡Y Ataros A Las Tinieblas!
 
 chatChat   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 




Baltasar Broto, detective privado.

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema Foros de discusión -> Fan-Fics
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Ice-o-lator
Se dice SPAM


Registrado: 19 Feb 2007
Mensajes: 5035
Ubicación: Lo normal es poner algo gracioso aquí.
Reputación: 120.8
votos: 35
Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Lun Nov 03, 2008 3:14 pm    Asunto: Baltasar Broto, detective privado. Responder citando

1.- Lecciones de historia
Reconozco que me metí en esto por culpa de los tópicos. Demasiadas novelas detectivescas a los veintipocos me habían llenado la cabeza de pájaros. De pájaros rubios con largas piernas embutidas en medias negras como la noche llegando de madrugada a la oficina. De pájaros rechonchos fumando habanos en los clubes más selectos manejando las calles como expertos titiriteros ocultos bajos las sombras de los rascacielos de las grandes ciudades. De pájaros armados y peligrosos que inyectaban adrenalina directamente al corazón, empujados por tragos el bourbon tibio de una petaca guardada en el bolsillo interior de una gabardina. De pájaros de otra época que hace años que no vuelan por aquí.

Ahora es todo muy distinto a como era el mundo que contaban esas novelas, suponiendo que alguna vez fuera así. Ahora las mujeres no corrían en busca de un hombre varonil que las protegiese ante la más mínima dificultad, ahora actuaban por su propia voluntad y resolvían sus propios problemas. Ahora eran independientes. Ahora las bastas sombras de los rascacielos no se limitan a unas pocas ciudades, sino que el mundo entero es una macrociudad llena de rascacielos a miles de metros del suelo, suelo que ya no esconde ningún ilícito negocio a manos de un capo rechoncho en un selecto club de jazz, pues la contaminación y la radiación de la Ultima Guerra ha hecho imposible la habitabilidad a menos de 500 metros desde la superficie terrestre. Las armas, por lo menos las letales dejaron de existir hace décadas, por lo que ya no inyectan adrenalina, temor o muerte en los corazones de los habitantes, por mucho que algunos necesiten de esa adrenalina para sentirse realizados. El bourbon sintético que venden en esas pseudolicorerías de ahora, no se diferencia del agua más que en el aroma... Pero no me malinterpretéis. Nada de esto hace imposible la existencia de un detective privado en estos tiempos, mucho menos para el mejor detective privado de este lado del océano. El crimen sigue existiendo, y los problemas demasiado delicados para que se encargue la policía siguen estando a la orden del día, sobre todo desde que se privatizó y se llenó de corrupción e intereses corporativistas. Lo único que se ha perdido es la parte glamurosa del asunto, parte que ahora, con cuarentaymuchos dudo que haya existido alguna vez.

Nunca la vida ha sido tan distinta como ahora a los locos años 20, cómo llamaban por aquel entonces a la segunda década del siglo XX, según el calendario por el que se regían entonces. Más de cuatro siglos han pasado desde entonces y los cambios tecnológicos, económicos y sociales han sido innumerables. Una Segunda Guerra Mundial, tan cerca de la primera, minó la confianza de la mayor parte del mundo. El descubrimiento del a bomba atómica, que puso fin a la mayor de las guerras dio pie al inicio de la guerra de la economía y la publicidad. Dos sistemas sociopolíticos enfrentados, uno a cada lado del mundo, por ver quien conseguía la mayor parte de seguidores y territorios. Uno defendiendo la propiedad privada, el individualismo y el libre mercado. El otro la propiedad pública, el comunismo y el estado regulador. En medio, la vieja Europa, mermada y repartida entre los dos sistemas. Al final se impuso el capitalismo y con ello el mundo empezó a confiar en la moneda como sistema regulador de bienes, adoptada desde la antigüedad y consolidada en la conciencia humana.

El sistema no funcionaba del todo mal. Por norma general quien más producía más bienes podía consumir, claro que existían algunos parásitos que consumían sin producir, y no sólo hablo de los criminales, sino de los especuladores que compraban y vendían aire para enriquecerse de la nada, que para muchos eran también considerados criminales, solo que bajo el amparo de la ley. Motivo por el cual a principios del siglo XXI del antiguo calendario el sistema económico mundial se desplomó. La costumbre de intercambiar los bienes por algo tan insustancial como un papel impreso, con la misma garantía que un pagaré llevó a la humanidad al barranco en el momento en que estos papelitos dejaron de tener significado. Los bancos se arruinaron y con ellos todo el mundo, pero claro, no todos los países al mismo ritmo. Los que aún tenían algún tipo de poder, normalmente militar, se impusieron a los que ya no tenían nada que proteger. El mundo se regía entonces por la fuerza y las mayores potencias militares, igual que en el pasado compitieron en el ámbito de la publicidad, ahora lo hicieron abiertamente en el campo de batalla para conseguir los mayores y mejor posicionados territorios. Las antiguas Estados Unidos, Rusia y China, con ayuda de sus respectivos aliados lucharon en distintos puntos del globo para conseguir cada metro cuadrado de territorio. A este acontecimiento se le dio el nombre de la Ultima Guerra, más de 50 años de batallas utilizando la más moderna fuerza militar de la época. Al principio la humanidad contaba de más de seis mil millones de habitantes. Después de la guerra quedaban algo menos de dos mil, de los cuales la mitad estaban enfermos a causa de la radiación de las bombas. Cuando se dieron cuenta de que la guerra podía durar eternamente, y de que si continuaban acabarían por terminar con el mundo, firmaron la Paz Permanente y empezaron rápidamente a reconstruir el mundo... y a elevarlos unos cuantos metros sobre el suelo para escapar de la contaminación.

Así fue como el mundo pasó a tener de cientos de países a sólo tres: los Nuevos Estados Unidos cuyo idioma oficial era el inglés y que se extendía por todo el continente americano, Groenlandia, Islandia, las islas del Caribe, las islas del atlántico y la costa oeste de África; Eurorrusia con el ruso como idioma y todo el continente europeo, incluyendo las islas británicas y Turquía, Toda la extensión de la antigua Rusia Kazakhstan, Oriente Medio hasta el golfo pérsico y el norte y centro de África; y por último el Imperio Indochino con el Chino Cantonés como legua oficial y extendiéndose por todo el continente asiático que no perteneciera a Eurorrusia, las islas del pacífico, la costa este de África y las islas de Indonesia y Oceanía. Los polos son considerador suelo internacional.

La verdad es que durante los años posteriores a la Última Guerra el mundo fue a mejor. La Paz Permanente era fácil de preservar. Además como durante la guerra no hubo comercio exterior, las tres naciones habían desarrollado suficiente como para poder subsistir independientemente de los otros, con fuentes de energía, alimentos y materia prima suficientes para cada uno. El comercio interno era harina de otro costal. Es cierto que durante la guerra, como el sistema económico había caído, se había vuelto a la costumbre del trueque... cuando había opción, pues la mayoría de la gente no tenía nada que poder cambiar. Además, cuando se reconstruyó el mundo todo se hizo gestionado por los tres estados, que rápidamente puso a gente a cargo de las minas y las construcciones. Pero una vez todo se estabilizó, había que instaurar un sistema económico que regulase tanto el nivel de producción como el de consumo. Los eurorrusos lo intentaron de nuevo con el comunismo, pero la gente venía de no tener casi nada y no supo acostumbrarse a el poder disponer de todo cuanto necesitase, así que, por puro pragmatismo, se acostumbraron a recibir más de lo que necesitaban, por lo que los desequilibrios no tardaron en aparecer. Los americanos, que tanto habían promovido el capitalismo ahora tampoco sabían muy bien que hacer, pues estaba claro que el sistema tenía más de un error. Fueron los Indochinos los que diseñaron un sistema, basado en el capitalismo, que podía funcionar.

El fallo que vieron en el capitalismo era el hecho de que el dinero en sí mismo carecía de valor, así que decidieron corregirlo. Ya en la antigüedad las monedas estaban hechas con materiales que constituían un valor en sí mismos, como el oro o la plata. Pero el valor de esos materiales era casi tan relativo como el de la moneda del siglo XX, pues la escasez o el exceso de material haría que se meneara todo el sistema. En cambio había un bien que siempre sería de utilidad, sobre todo en los tiempos modernos: la energía.

Todo el mundo necesitaba energía, tanto para la producción como para el ocio. Las máquinas que utilizaban los mineros eran inútiles sin energía, las fábricas que creaban a partir de las materias primas necesitaban energía para desarrollas su función, los usuarios de esos productos acabados normalmente necesitaban energía para utilizarlos. La energía movía el Nuevo Mundo con una irónica semejanza a cómo era el dinero quien movía el Viejo. De ese modo la energía se convirtió en dinero. Las nuevas monedas eran en realidad pequeñas baterías que se encajaban en enormes transformadores que estaban en cada casa. Transformadores que suministraban de energía los hogares. Transformadores más grandes había en las industrias que vendían sus productos y materiales a cambio de energía para poder producir más materiales y productos. Las centrales de fusión eran ahora como las antiguas minas de oro y de plata, gestionadas por los gobiernos, donde los trabajadores estaban constantemente vigilados para que no se quedasen con nada y donde se producía suficiente energía como para pagar los salarios de éstos y suministrar energía para que la economía se moviese.

Al poco tiempo se empezaron a inventar multitud de sistemas de almacenamiento, a parte de las pequeñas baterías-monedas, para que fuese más cómodo el transporte. Monederos electrónicos que se cargaban con la cantidad requerida en casa, desde el transformador, para poder adquirir bienes y servicios en las tiendas de la ciudad. Poco a poco las pequeñas baterías-monedas fueron dejando de existir, pues el propio almacenamiento era un trámite obsoleto y costoso, aunque no mucho pues eran reutilizables una vez gastadas, dando paso a que los salarios se pagaban directamente a los transformadores de los hogares. Los bancos nunca volvieron a ser necesarios y el grueso económico de una familia, el transformador, era el lugar más seguro para el nuevo dinero, pues los monederos electrónicos podían ser robados, pero el transformador estaba empotrado en las nuevas construcciones, lo que hacía que robarlo fuese como robar una pared de una casa antigua o la chimenea.

Esta transición económica no duró mucho y a mediados del siglo XXII ya todo funcionaba de manera natural y nadie echaba de menos el viejo sistema. Mientas tanto los países estrechaban relaciones y poco a poco empezaron a firmar cada vez pactos más comprometidos y beneficiosos. Antes de que se implantase el nuevo sistema económico se habían destruido todas las armas nucleares que tanto daño habían hecho tiempo atrás. Después empezaron a investigar el viaje espacial pero no como una estúpida competición, como durante la Guerra Fría, sino cooperando e investigando conjuntamente pues habían comprendido que el futuro está en el cosmos. Instalaron un Centro de Investigación en la Antártida con una central de fusión gestionada por los tres gobiernos que suministraba energía suficiente para el mantenimiento de la base. En tan solo 50 años consiguieron construir una base en la Luna, también internacional que en la actualidad trabaja conjuntamente con la Antártida para expandir a la humanidad por el Sistema Solar primero, y después allá donde llegue nuestra imaginación.

Otro de los acuerdos a los que llegaron es al de eliminar las fábricas de armas no militares y delimitar el uso de las armas sólo a militares. Indochina no quería tampoco que los militares tuviesen armas, pues lo consideraba innecesario, pero Eurorrusia y los NUR decidieron que no querían arriesgarse a quedarse indefensos ante una invasión extraterrestre. Actualmente en los centros de investigación de la Luna y la Antártida hay un departamento de investigación militar, que se encarga de desarrollar armas eficaces contra posibles enemigos pero que no pongan en peligro vidas civiles, terrícolas o no. El poder destructivo de las armas debería utilizarse sólo contra enemigos militares, los daños colaterales no eran una opción. Del mismo modo, solo dentro de las bases militares podía conseguirse un arma, y estas estaban totalmente vigiladas y reguladas por cada gobierno en su país, con la supervisión de los otros dos para evitar problemas posteriores.

La última de las medidas que se adoptaron fue la de adoptar un calendario mundial, donde el día 1 del año 0 sería el día que se firmó la Paz Permanente (12 de noviembre del año 2067 del antiguo calendario cristiano) Los años serían solares, por lo que tendrían los mismos días que antaño (incluido los bisiestos), pero los meses serían diez en lugar de doce con treinta y seis días los meses pares y treinta y siete los impares. Los años bisiestos tendrían un día más, pero ese día no entraría en el calendario como se conoce, se situaría al final de cada año bisiesto, se le conocería como "Día de la Paz" y sería fiesta internacional.

En definitiva el mundo iba bastante mejor, pero no tan bien como estaba previsto. Aunque energéticas, el sistema económico seguía basándose en el cambio de divisas, divisas comunes a todo el territorio planetario, divisas consumibles en sí mismas, pero divisas al fin y al cabo. Las empresas seguían siendo privadas en gran número y unas pocas que nacieron con el Nuevo Mundo, para el fin de la reconstrucción, obtuvieron bastante poder en el momento y no quisieron soltarlo. Esas empresas, pocas en cada país, fueron creciendo después, posicionados en una situación ventajosa gracias al apoyo de los gobiernos en la Reconstrucción con respecto a las nuevas empresas. Y construyendo filiales en diversos servicios hasta que abarcaron los más importantes sectores de producción, excepto el energético que era totalmente gestionado por los gobiernos. Por lo que estas macrocorporaciones se convirtieron en puntos fuertes a tener en cuenta por parte de los gobiernos, pues en ellas se asentaba gran parte de la sociedad tanto en forma de puestos de trabajo como en servicios. De tal manera que los intereses de las corporaciones fueron envenenando las decisiones políticas de cada nación.

Al principio sólo eran sospechas que se levantaban al ver cómo nos gobernaban en los distintos países, pero hace sólo 10 años se demostró lo que antes sólo se intuía. Hace poco más de 10 años, en la primera mitad del siglo II los tres gobiernos decidieron unánimemente privatizar los servicios energéticos de cada país. Así pues 3 empresas, una de cada nacionalidad, controlarían la producción de dinero y cobrarían por ello una cantidad energética designada por los gobiernos, la cual salía, como hasta ahora, de los impuestos de los ciudadanos. Lo que hasta ahora era de todos, ahora tenía dueño, un dueño con intereses propios, o mejor dicho, tres dueños con un interés propio cada uno, posiblemente intereses que nada tenían que ver con la convivencia mundial como habían promovido hasta ahora los gobiernos.

Las corporaciones en cuestión eran NovaTech, neoestadounidense; CorpArov, eurorrusa y Jin Ji Shu en Indochina. Cada una se dedicaba principalmente en una dirección, aunque sus límites no estaban del todo definidos. Así pues el principal negocio de NovaTech eran las casas y los almacenajes energéticos, el de CorpArov los vehículos y transporte de mercancías y Jin ji Shu se encargaba de los servicios.


Este hecho se vio reflejado en las calles. El crimen es cierto que no había desaparecido ni mucho menos, pero sí es cierto que estaba en recesión, igual que el hambre, la pobreza, la incultura y el paro. Pero ahora había vuelto a dispararse todo. Ahora el mundo lo controlaban las corporaciones, no los gobiernos y mucho menos los ciudadanos. Corporaciones que además estaban ya entonces presentes en nuestras vidas, ahora mucho más, sin ningún tipo de carácter censor que las controle. Controlaban cuanto gastábamos, donde lo gastábamos y cuando lo gastábamos. Controlaban el consumo, controlaban las calles y no contentos con ello fundaron un cuerpo de policía privada e independiente de las tres: la PriCop, pagada por las mismas corporaciones que eran las únicas con suficiente energía como para contratar sus servicios. La policía tradicional se convirtió en una chusma que nadie tomaba en serio, excepto algún niño pequeño que viese alguna película en la que la policía atrapaba a los malos, niños que se decepcionaban cuando veían a un policía de verdad, con la cara grasienta y la barriga asomando por debajo de la camisa.

La policía de verdad nunca metía las narices en ningún lado. Pero todo esto es lo que me da a mí de comer todos los días. Y las mafias, que volvieron a florecer, si eran molestados por la PriCop era principalmente por que sus intereses creaban conflicto con la Corporación que hubiese contratado al cuerpo, pero que se resolvía rápidamente con un soborno, ya sea a la compañía o a los policías. Lo que saliese más rentable.

Para entonces yo ya ejercía como detective privado. Es cierto que antes de la privatización de la economía tenía mucho menos trabajo, pero me sirvió para cultivar mi intelecto, gracias al cual ahora soy considerado el mejor detective de Eurorrusia, posiblemente de los mejores del mundo, aunque esté mal que lo diga... y no es demasiado mérito al no haber muchos más dónde elegir. En cambio en estos últimos años, con el crecimiento de la criminalidad tengo muchos más casos, tanto que he tenido que agenciarme a un ayudante. Tarea que ha sido realmente difícil, pues trabajar en un despacho con un detective privado te puede ocasionar problemas con la PriCop. Eso sí, los casos, como ya he comentado antes. Están muy lejos del glamour de las novelas que leía hace 20 años, donde siempre había una hermosa femme fatale, buena música y mejores tragos.

Soy Baltasar Broto, detective privado.
----------------------------------------------

No me ha dado tiempo a repasarlo, de hecho estoy saliendo 15 minutos más tarde de mi puesto de trabajo así que posiblemente haya frases mal construidas, alguna falta de ortografía y alguna uqe otra contradicción o frase cogida por los pelos.

LO SIENTO

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Fan-Fics Todas las horas son GMT + 1 Hora
Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1


Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro




Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001, 2007 phpBB Group

Crear radio gratis | foros de Colecciones | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo