Los Seguidores Del Ni Los Seguidores Del Ni
Un Lugar Para Atraeros A Todos..¡Y Ataros A Las Tinieblas!
 
 chatChat   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 
El Amanecer de la Fuerza

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema Foros de discusión -> Fan-Fics
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Ledramir
Pirata irlandés


Registrado: 15 Ago 2006
Mensajes: 2912

Reputación: 129.4
votos: 3


MensajePublicado: Mie Sep 27, 2006 11:14 pm    Asunto: El Amanecer de la Fuerza Responder citando

E aquí el nuevo capítulo de F-Wars!!!
Espero que os guste








_ ¡Vamos panda de vagos!_ Gritó Ledramir desde el puente de mando. Ledramir o Vasilis, pues el primero de esos nombres casi había sido olvidado. Utilizaba el nombre de Vasilis desde que abandonó temporalmente su vida de jedi. A partir de entonces se dedicó a la piratería… Era algo que pocos jedi podían aguantar sin tener ansias por el Lado Oscuro.
Vasilis consiguió hacer amistad especial con un famoso pirata llamado Arteen Choold. Se alistó a la tripulación y durante un año estándar compartieron aventuras sobre la nave del capitán, el Coreliano Errante... era algo lógico que el carguero fuese coreliano. Una de las naves más rápidas de la galaxia en aquel momento, y una de las más temidas en el núcleo medio. Pero en el ataque a una colonia trandoshana algo salió mal… Les tendieron una emboscada, y Arteen Choold acabó muriendo a manos de aquellos lagartos. Sus últimas palabras pedían al chiss que gobernara el Coreliano Errante… El capitán pirata murió acribillado mientras mataba a sus asesinos…
Desde entonces, Vasilis era el capitán del carguero. Algunos dejaron la nave cuando supieron que el chiss iba a ser el capitán, y el jedi decidió recolectar gente nueva, “piratas” de los que le gustaban a él.
Ahora su tripulación era de la buena madera… A los mandos de la nave tenía a un excelente piloto de origen coreliano. Era un tipo con carisma, nadie sabía su nombre en realidad. Su carácter llevaba encima un extraño juego que cada día hacía que cambiase de nombre… aún así, todos le llamaban… Mapache. El primer día le hicieron mirar por unos prismáticos pintados… y fue el apodo elegido por la tripulación. Como copiloto tenía a la más bella de la nave… Una mujer cuyo origen era Tatooine. Sygdal era una excelente cazadora de animales gigantes, exploradora de mundos… Entre sus presas destacaba un dragón Krayt que cazó días antes de embarcarse en el Coreliano Errante.
Como técnico contaba con un joven astuto pero no por ello ignorante de lo que le rodeaba… Koke Tidus no era el mejor de los técnicos, pero si el más barato. El pobre muchacho solo quería un hogar donde dormir… por ello su litera le esperaba en la nave.
Como artilleros contaba con dos personajes más… Sofman, un hombre de Coruscant cuyo mayor éxito en su vida fue darle a un pájaro con un tirachinas a medio kilómetro de distancia, además de ser un mujeriego… y a Howlett, un corpulento nativo de Haruun Khal aficionado a las armas de fuego... sobretodo a las que van montadas sobre una nave.
Estos cinco tripulantes, junto a su capitán, formaban ahora el Coreliano Errante. Tal vez no es lo que hubiera querido Arteen Choold, pero su deseo fue que Vasilis gobernara la nave y ahora él lo estaba haciendo a su “gusto”.
_ Vasilis._ Dijo Sofman de pronto, mientras el capitán miraba sus cartas de sabacc._ Estamos apunto de llegar…
El chiss dio un pequeño salto de sorpresa y guardó las cartas.
_ Preparad las armas._ Dijo en voz alta para que Howlett le escuchara desde el arsenal._ ¡Y nada de detonadores térmicos!
Sofman sonrió pensando en la decepción que le causaría a How ese último comentario del capitán…
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ledramir
Pirata irlandés


Registrado: 15 Ago 2006
Mensajes: 2912

Reputación: 129.4
votos: 3


MensajePublicado: Jue Sep 28, 2006 1:17 pm    Asunto: Responder citando

Los niños estaban esperando que se abriera el telón, el pequeño telón rojo. Aquel día hacia calor en Dantooine, pero Kunzahe no podía dejar a aquellos renacuajos sin la ilusión de no ver al “malo” de la obra. Si, era actor, un excelente actor cómico, pero por razones de dinero nunca había podido salir de Dantooine con fines de trabajo, así que se dedicó, junto a su caravana, representar obras por todo el planeta. Parecía incluso una imagen ridícula. Kunzahe podía contar desde su escondite solo siete niños, de los cuales tres estaban durmiendo…”fracasado” pensó…. Pero su ánimo no se caería por ello. Aún había cuatro niños esperando impacientes que se abriera aquel telón… y al fin se abrió. Kunzahe apareció, vestido con una larga chaqueta roja, un bastón y un sombrero… todo indicaba que el papel que representaba era el de algún hombre que poseía una gran fortuna… Se colocó bien la chaqueta, miró a los niños y sonrió…
_ ¡Oh!_ Comenzó a actuar._ No me había percatado de vuestra presencia… ¿que estáis haciendo aquí?
Uno de los niños soltó una carcajada… Kunzahe no sabía el motivo ni la broma que estaba haciendo reír al niño, pero su trabajo era ese y si lo conseguía mejor que mejor. Los otros tres niños respondieron cuando vieron que el actor colocaba la oreja más cerca.
_ Ver una obra._ Gritaron sonriendo.
_ ¿Obra?_ Dijo al fin._ ¿Qué obra? Yo soy de verdad… debéis de haberos perdido… Deberíais encontrar a vuestros padres antes de que podáis descubrir mi secreto…
Kunzahe pintó un rostro asustadizo.
_ Demonios._ Dijo al fin frotándose la cabeza._ Ya he dicho que tengo un secreto…
Los niños le miraban atónitos, con una sonrisa de lado a lado._ ¡Pero vosotros calladitos eh!
Kunzahe dio media vuelta y comenzó a irse, pero se detuvo antes de desaparecer tras el telón, y miró a los niños de reojo.
_ ¿Queréis saber cual es mi secreto…?
Los niños asintieron…
_ No oigo nada…._ Dijo Kun acercándose.
_ Sí…_ Dijeron los niños.
_ Debo de tener el oído sucio._ Si avanzaba un poco más caería abajo del escenario.
_ ¡Sí!_ Gritaron.
_ Oh, ahora sí…. Está bien. Pero no se lo digáis a nadie, ¿de acuerdo? Aquí lo teneis…
Kunzahe dio media vuelta y tendió los brazos hacia el telón secundario, que debería abrirse para mostrar una maqueta de una fábrica de chocolate… pero de pronto, el sonido de unos hipermotores levantó los telones. La maqueta fue destruida por el viento, y los niños que estaban durmiendo se despertaron llorando. Kunzahe no tenía planeado eso para su obra… Las madres comenzaron a llevarse a sus hijos, corriendo en dirección contraria a la nave que estaba aterrizando. Toda la caravana de Kunzahe fue destruida…
En cuanto vio a los tripulantes de la nave salir de ella se acercó.
_ ¿¡Se puede saber quien es el loco que aterriza donde no debe!?
_ Apártese…_ Dijo Howlett mientras le apuntaba con rifle de repetición. Kunzahe se apartó con las manos arriba. Una chica y otro hombre bajaron después del personaje armado.
_ ¿Quién es el capitán de este montón de chatarra?_ Preguntó, vigilando un poco más el tono.
Sygdal le miró, y lanzó un grito hacia dentro de la nave.
_ ¡Vasilis!
La figura de un chiss bajó la rampa con andares extravagantes.
_ Dime preciosa, ¿tan poco tiempo puedes estar sin mi?_ Dijo el jedi.
_ Tienes visita._ Fue la respuesta irónica de Sygdal mientras se dirigía tras Howlett y Sofman.
_ Yo diría que vosotros sois la visita…_ Contestó indignado Kunzahe._ Una visita no grata para ser exactos.
Vasilis miró la caravana destrozada bajo la nave, y volvió a mirar a Kunzahe.
_ ¿Lo dices por que cuatro niños han dejado de ver… eso?
_ ¡Habéis destrozado mi trabajo!
_ ¿de veras? Lo siento mucho amigo… yo ahora estoy haciendo el mío. En cuanto tenga un segundito le atiendo.
Vasilis marchó tras sus compañeros. Los impulsores de la nave aún estaban encendidos, algo que hacía que el viento no cesara.
El grupo armado entró en el banco. Si, aquel pueblucho tenía banco… uno pequeño, pero el Coreliano Errante siempre había sobrevivido de esos atracos y el dinero que había en cada uno de aquellos bancos era suficiente como para mantenerles a todos. Vasilis desenfundó el sable de luz y el bláster.
_ Al suelo todo el mundo…_ Dijo, mientras miraba a las dos personas que había pagando créditos al operario._ Esto es un atraco… ¿no se han dado cuenta?
Los tres se tiraron al suelo desesperadamente, suplicando por su vida.
_ Así me gusta._ Dijo Howlett. Apuntó al operario con el rifle._ Tú, abre la caja…
El operario se levantó asustado y buscó la llave en su collar. Se dirigió tras la tienda y abrió una sala oscura donde estaba la puerta de la caja. Introdujo la llave y la abrió. Varios lingotes de éncalo, y miles de créditos. El éncalo les iría de maravilla. Era un material precioso con un precio muy cotizado en los planetas del núcleo medio. Howlett y Sofman comenzaron a coger todo lo que pudieron mientras Vasilis y Sygdal vigilaban. Cuando los dos piratas tuvieron el saco a reventar salieron de la sala oscura y se dirigieron a la nave.
_ Muchas gracias caballeros._ Dijo Vasilis antes de irse e inclinándose.
En la rampa de la nave aún les esperaba Kunzahe… que vio como los tripulantes subían a la nave con un saco que hace cinco minutos estaba vacío, y ahora valía una fortuna. Vasilis le invitó a subir con un gesto de los brazos. El actor no se lo pensó dos veces al ver a dos guardias del pueblo dirigirse hacia ellos. Vasilis fue tras él y la rampa se subió mientras la nave despegaba.
_ Vasilis-Kun._ Dijo el jedi mientras se guardaba las armas en el cinto._ Podrás comprarte otra caravana cuando hayas reunido con nosotros el dinero suficiente… hasta entonces te aconsejo que tripules esta nave con nosotros… ¿como te llamas chico?
_ Kunzahe._ Dijo quitándose el sombrero.
_ ¿actor?
Kun asintió.
_ Bien, nos servirás para alguno de nuestros grandes golpes anuales…_ Gritó Sofman mientras contaba el dinero alegremente.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ledramir
Pirata irlandés


Registrado: 15 Ago 2006
Mensajes: 2912

Reputación: 129.4
votos: 3


MensajePublicado: Sab Sep 30, 2006 8:13 pm    Asunto: Responder citando

_ Mi señora._ Dijo Fumpa, el soldado que estaba bajo su mando._ Son simples rebeldes, poco armamento pero bien situados, si entramos les derrotaremos, pero tal vez tengamos varias bajas…
Eskartxa miró a Fumpa y sonrió.
_ No._ Dijo mirando al pequeño fuerte._ Me encargaré yo… cúbreme.
La aprendiza comenzó a andar hacia el fuerte, muy segura de si misma y sólo con el sable de luz, enfundado en el cinto. Sabía que por lo menos dos centinelas rebeldes le miraban, seguramente atónitos, desde algún escondite. En cuanto dispararan encontraría su posición y les mataría… No tardó mucho en darse esa situación. Una descarga láser cruzó por delante de la sith que esquivó el disparo, dio media vuelta y levantó al centinela con la fuerza, para empujarlo contra el muro del fuerte. El otro centinela salió de su posición y comenzó a disparar descargas, pero esta vez Fumpa disparó antes de que ningún láser pudiera acercarse a su líder. Eskartxa le dio las gracias con la cabeza y siguió andando hacia el fuerte, medio destruido. Era la última resistencia del planeta, los últimos rebeldes de Fondor. En muchos sistemas se habían establecido grupos de contrabandistas que se negaban a seguir los mandatos de Troyandark, y Eskartxa era la encargada de golpear la mesa con el puño… Aunque le sorprendía que su maestro no le hubiera nombrado aún dama sith.
Centró la atención en el presente, y entró en la oscuridad del fuerte. Sentía la respiración de algunos hombres, escondidos, pero era a causa del silencio. Tal vez provenía de varias salas hacia delante, pero Eskartxa no dudó en adelantarse. De pronto, se movió rápidamente, impulsándose en la pared, y se colocó detrás de un rebelde que no se había percatado de la presencia de la aprendiza sith. Eskartxa le golpeó la cabeza bestialmente contra el muro.
_ Uno menos._ Murmuró._ Y dos…
La joven levantó la mano y empujó a otro soldado impactándolo fuertemente contra la pared. Siguió caminando. Cruzó la esquina del primer pasillo, y contempló tres puertas. Dos a los laterales, y una central. Se adelantó, cautelosa, hacia la central, pero como había supuesto, las dos puertas laterales se abrieron de par en par y varios soldados aparecieron gritando y descargando sus armas sobre… la nada. Eskartxa ya no estaba.
_ Estoy aquí._ Dijo la sith, escondida en un rincón del techo utilizando su arte marcial teräs käsi. La sith bajó ante la sorpresa de los rebeldes, encendió el sable de luz y cortó a la altura de la cintura. Todos cayeron muertos. Solo quedaba una puerta… Se adelantó, pulsó el panel para abrirla y esta mostró una sala nueva, con varios desperfectos. Había un rebelde, arrodillado sobre un maletín. Eskartxa corrió hacia él y le cogió del cabello, estirando. El hombre gritó, pero gastó sus fuerzas en pulsar un botón sobre el maletín. Eskartxa miró lo que había hecho aquel rebelde. Un contador atado a cuatro detonadores térmicos comenzó a hacer una cuenta atrás comenzando por el cinco. Eskartxa dedicó una última mirada al hombre, que sonreía. Le clavó el sable de luz en la cabeza, y salió corriendo después de apagarlo.
Fumpa pudo ver la figura de su líder saliendo de un salto cuando el fuerte sufrió daños interiores a causa de una explosión que dejó salir escombros por los orificios causados por las armas pesadas.
Eskartxa se levantó, se limpió las ropas y se dirigió a Fumpa y junto a todos sus hombres.
_ Informa a Troyandark._ Dijo._ Fondor ya es nuestro… Voy a darme una ducha.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ledramir
Pirata irlandés


Registrado: 15 Ago 2006
Mensajes: 2912

Reputación: 129.4
votos: 3


MensajePublicado: Dom Oct 01, 2006 8:08 pm    Asunto: Responder citando

Zinc se despertó aquel día después de tener una pesadilla. Su primera pesadilla. En ella aparecían personajes que no veía desde hacía dos años. Aquellos con quien escapó del Templo Jedi. También aparecía ella, la joven con la que había pasado esos dos años. Kitsune le había dado hogar durante ese tiempo, y Zinc había olvidado más de algún comportamiento perteneciente a los jedi. Sus sentimientos se habían vuelto más “humanos”. Ya no era tan frío como antes. Aquel tiempo que había pasado con Kitsune había unido unos lazos con ella que serían de difícil desliar. Se estaba enamorando… Aún así, en la pesadilla esos lazos acababan rotos por algo, o por alguien. No pudo ver su rostro, pero pudo oír su voz… aquella voz a la que le había odiado desde hace tiempo. Zinc interrumpió sus pensamientos cuando apareció la figura de Kitsune por la puerta. Vivían en una cueva, junto a la madre de Kitsune, una vieja ermitaña. Dentro de la cueva, aquella mujer y su difunto marido habían construido un “palacio” con una madera del planeta. Se encontraban en Ansion, en el borde exterior. Pocos humanos habitaban allí, y mucho menos en una cueva en medio de la nada. Puesto que al salir del agujero se encontraban con una gran sabana a todos lados. Cada dos semanas la madre de Kitsune se dirigía al pueblo a comprar provisiones en su montura, pero Zinc ya había conseguido convencerla para que le dejara acompañarla.
_ ¿Qué ocurre?_ Preguntó Kitsune cuando vio la cara de preocupación del jedi.
_ Hace dos años prometimos nuestra asistencia a una reunión._ Dijo Zinc secamente, aún adormilado.
_ Sí, lo sé._ Dijo Kitsune cerrando despacio la puerta._ Asistiremos… ¿verdad?
El jedi asintió, dudoso.
_ Mi pasado está allí, en esa reunión._ Dijo respirando hondo._ Siento que si vuelvo a salir de este planeta, la doctrina jedi no me permitirá volver aquí.
Kitsune se acercó y se sentó junto a él.
_ Creía que los jedi pensabais en los demás._ Dijo en tono cortante ella._ La Galaxia está en guerra Zinc, miles de personas están muriendo. Troyandark ha debilitado su ejercito en estos dos años contra los rebeldes que se le han opuesto, si nos reunimos de nuevo, acabaremos con ellos y la galaxia volverá a ser libre…
_ Lo sé._ Dijo el jedi, asintiendo, y mirando a la chica a los ojos._ Una parte de mí me dice que eso es el bien que tengo que hacer, pero la otra parte me pide que no me entrometa… por miedo a perder lo que he llegado a amar…
_ ¿y que es lo que has llegado a amar?_ Preguntó ella.
Zinc fue interrumpido cuando comenzó a abrir la boca. El suelo comenzó a temblar. Rápidamente salió de la cueva junto a Kitsune. La madre ya estaba fuera, observando como miles de seres, con sus monturas, viajaban hacia el sur.
_ ¿¡Qué ocurre!?_ Preguntó la anciana al primer jinete que le pasó por delante.
_ Troyandark ha llegado al borde exterior… ¡está asediando los pueblos del norte de Ansion!_ Dijo uno de los jinetes mientras cabalgaba su enorme bestia.
La cara de Zinc reflejó la preocupación que sentía. Ahora ya no tenía miedo de perder lo que amaba al dejar aquel planeta, ya que si salí a de allí, era para salvarlo.
_ Iremos a la ciudad más cercana y viajaremos a Mon Calamari._ Dijo Zinc comenzando a entrar en la cueva para hacer el equipaje.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ledramir
Pirata irlandés


Registrado: 15 Ago 2006
Mensajes: 2912

Reputación: 129.4
votos: 3


MensajePublicado: Dom Oct 15, 2006 6:38 pm    Asunto: Responder citando

Kikuro estaba sentado en su pequeño trono negro, con la mano tapando medio rostro. Miraba a la nada, su mirada estaba perdida en el suelo de su sala de meditación. Pero no estaba meditando… estaba preocupado. En dos años Troyandark no había sido derrotado aún, algo que tenía planeado. De todos los contrabandistas contratados al principio de su causa ya no quedaba ninguno. Aún así, varios más se habían unido… pero ya no era suficiente. Aún así aún quedaba esperanza. Troyandark no era tan poderoso. Los contrabandistas de Kikuro no habían muerto en vano, habían dejado al ejército del Sith en un estado lamentable, y la nueva meta del ninja era derrotar a Troyandark silenciosamente, sin ejército, infiltrándose. Era muy arriesgado, pero llegado a ese punto de la historia era la única manera. Él mismo se había propuesto liderar la operación… le iba la vida, pero como se suele decir… “sin riesgo no hay gloria”. Tenía un plan… lo había entrelazado cuidadosamente todo con los dedos. Sabía de la existencia de los Jedi huidos, y sabía que volverían cuando los dos bandos estuvieran débiles. No es que tuviera a nadie infiltrado, pero era fácil de saber teniendo en cuenta que el propio Kikuro había sido padawan… de vez en cuando pensaba como ellos.
_ Traed al prisionero…_ Dijo.
Dos de sus hombres trajeron una figura herida que levantó la cabeza para mirarle con el ceño fruncido.
Kikuro sonrió…


Guybrush estaba al borde del acantilado, esperando ver a su nave salir de entre las montañas. Habían desviado a Fox y a Bodom de su rumbo, pero él habia conseguido escapar. Desde su motojet pensaba una manera de salvarles… Había comunicado con sus dos copilotos, Duff y Birrista, pero al parecer estaban hebrios y estaban tardando en poner en marcha los motores de la nave. Guy no podía esperar más… Giró su vehículo derrapando en el aire y volvió por donde había venido. Debía encontrar a Bodom y a Fox antes de que les pasara algo. El viento comenzó a golpearle la cara, y su cabello quedó suspendido hacía atrás… Estaba llegando a la base, donde se había separado. Pero no veía ni rastro de sus compañeros… De pronto, vio una nube de humo en la colina trasera a la base. Era evidente, eran Bodom y Fox con sus motojets, pero se hallaban perseguidos por dos speeders militares. Guy apresuró su vehículo y desenfundó su bláster. A lo lejos veía la persecución, que se alejaba de la zona donde había comenzado, hacia unas llanuras verdes custodiadas por los linderos de espesos bosques. Guy no tardó en llegar a la altura del primer speeder. Al parecer no se habían percatado aún de su presencia… algo que el contrabandista aprovechó. Se colocó cerca de la posición del piloto, que le miró estupefacto. Guy le guiño un ojo mientras que con la pistola le apuntaba. Disparó…. El speeder se desvió hacia el lindero del bosque bruscamente y estalló en una bola de fuego. Fue entonces cuando una sombra le pasó por encima… era su nave. Duff y Birrista ya estaban enterados de la película y se colocaron sobre el otro speeder, que, aterrorizado, perdió el control y volcó. Guy lo esquivó por suerte, y pudo ver como Bodom y Fox se detenían al fin… Guy esperó a que aterrizara la nave para meter las motojets en el carguero.
_ ¿Estáis bien?_ Dijo Guy tocando cuidadosamente a Bodom en la barbilla, donde tenía un pequeño corte. Pero ella asintió a su pregunta.
_ Habéis tardado demasiado._ Dijo Fox quitándose el casco.
_ Eso díselo a ellos dos._ Contestó Guy señalando la nave, donde, por la rampa, comenzaban a bajar Duff y Birrista.
De pronto, sintieron de nuevo el sonido de motores… Habían cogido un miedo y una percepción increíble hacia aquel sonido. Rápidamente subieron a la nave y despegaron.
_ ¿A dónde vamos ahora capitán?_ Dijo Duffman riéndose a carcajada limpia._ ¿Alguna otra base que destrozar?
_ A Mon Calamari…_ Dijo Guy tomando los mandos._ Tenemos una cita…

_________________
"Para hablar con su semejante un irlandés debe hablar con Dios"
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ledramir
Pirata irlandés


Registrado: 15 Ago 2006
Mensajes: 2912

Reputación: 129.4
votos: 3


MensajePublicado: Jue Oct 19, 2006 6:59 pm    Asunto: Responder citando

En Mon Calamari llovía prácticamente siempre, pero aquella tormenta tan descomunal era muy poco normal. Ya estaban varios reunidos, pero aún faltaban algunos personajes en aquella cantina.
_ ¿Alguien sabe de Aicos?_ Dijo Zinc.
Los presentes negaron con la cabeza.
_ ¿…y de nuestra antigua reina de Naboo?_ Preguntó Kitsune.
_ Ahí llega su nave… o al menos eso parece._ Dijo Vasilis mientras miraba por el ventanal.
Pero de la nave solo bajó el guardia y otra mujer de la realeza. Guudrun entró en la cantina y después de buscar a sus antiguos compañeros, se sentó a su lado, presentándoles a la nueva acompañante.
_ Os presento a Alteza…_ Dijo subiendo la visera de su gorra.
_ ¿Alteza?_ Preguntó extrañada Domiela.
_ Era la princesa de Malastere. Cuando este fue invadido Padné la acogió en su palacio, pero nunca nos ha dicho su nombre._ Dijo mientras bebía de la copa de Dakitu.
_ Encantada._ Se presentó la chica.
Todos presentaron su nombre a la nueva integrante.
_ ¿Y Padné?_ Fue la pregunta colectiva de la mesa.
_ Otros asuntos le atienden en Naboo, no ha podido venir, pero nos enviará a alguna de sus fieles servidoras… estarán al llegar.
Guybrush se posó sobre la mesa y comenzó a hablar.
_ Caballeros, somos un grupo numeroso y, en mi opinión, bastante especializado. Incluso disponemos de antiguos jedi que espero que no hayan olvidado sus artes… Troyandark y Kikuro están debilitados, es el momento…
_ Así se habla capitán._ Dijo Duffman alzando la copa.
_ No tan deprisa muchacho…_ Dijo Vasilis posando su copa sobre la mesa._ Conozco a Troyandark… Conozco todos los movimientos que ha realizado desde que invadió el Templo, y no es comportamiento de alguien que lo tiene controlado todo… pero algo falla. No es estupido… ni mucho menos…
_ ¿Quieres decir que tiene algo entre manos?_ Preguntó Kitsune.
_ Algo gordo._ Dijo seriamente Vasilis._ No nos podemos precipitar… debemos tener la cautela por guía.
_ Por una vez estoy de acuerdo con Vasilis._ Respondió Zinc._ No nos podemos confiar…
_ Creo que lo mejor sería tramar un plan de sigilo._ Intervino Sofman._ Pero dudo mucho que todos nosotros podamos infiltrarnos en el Senado sigilosamente… necesitamos distracciones.
_ Hablando de necesitar… ahí tenemos a las nuevas adquisiciones._ Dijo Guud mirando por el ventanal. En el lluvioso día, una nave aterrizaba en otra de las plataformas. De ella bajaron tres figuras, todas encapuchadas… En cuanto llegaron a la cantina se quitaron las túnicas empapadas y siguieron la señal de Guudrun, que les invitaba a acercarse a la mesa. Una de ellas era Twi’lek, de un color azulado. Otra era una bella dama con una vara rosada y extrañas vestimentas. El último era un joven guerrero portador de una espada de filo, al parecer de Cortosis.
_ Os presento a Duneiel, Yunimari y a Tidus…
Las presentaciones se hicieron correctamente y la conversación siguió adelante.
_ Como decía, necesitamos sigilo._ Dijo Sofman._ Si nos descubren seremos perseguidos por todos los hombres que aún le quedan a Troyandark.
_ Sí… pero no tenemos ningún espía…_ Dijo Kitsune dejando en el aire la evidencia.
_ Disculpen señores._ Dijo un hombre que se había levantado de su mesa. Portaba ropas negras y ligeras, y su cabello oscuro le tapaba más de medio rostro._ No he podido evitar sentir su conversación y, puesto que creo que deberían ser mas cautelosos a la hora de hablar estos temas, he oído que necesitan un espía o señor del sigilo.
El silencio se apoderó del aura que rodeaba la mesa.
_ Así es._ Dijo Sygdal rompiéndolo.
_ Pues me temo que estáis hablando con uno._ Dijo sonriendo._ Además de poseer un gran odio hacia el nuevo Imperio.
_ ¿Como te llamas muchacho?_ Preguntó Vasilis sabiendo por donde comenzar.
_ Socram._ Dijo secamente.
_ Yo aún no se que demonios pinto aquí._ Interrumpió indignado Kunzahe. Vasilis le miró, recordando que aquel individuo era actor… Sonrió.
_ ¿Qué ocurre Vasilis…?_ Preguntó Mapache viendo a su capitán.
_ Creo que comienzo a tener una idea…
_ Faltar alguien aquí…_ Interrumpió Yaddel, que había estado callada durante toda la reunión._ ¿De Aicos nadie sabe nada?
En todos los rostros de los antiguos miembros del grupo se dibujó un aire de preocupación.

_ ¡Donde se esconden!_ Gritó Kikuro golpeando al prisionero en la cara.
Aicos le miró, sangrando, y comenzó a reirse.
_ Puedes pegarme tantas veces como quieras… no pienso decírtelo…

_________________
"Para hablar con su semejante un irlandés debe hablar con Dios"
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ledramir
Pirata irlandés


Registrado: 15 Ago 2006
Mensajes: 2912

Reputación: 129.4
votos: 3


MensajePublicado: Jue Nov 09, 2006 8:59 pm    Asunto: Responder citando

_ Avise al general Jocicuo._ Dijo Troyandark._ Dígale que el proyecto está listo.
El criado desapareció tras la puerta después de dar una reverencia a su señor. Troyandark estaba en el Senado, sentado de espaldas a su ventanal, que rodeaba toda la sala. Era un día lluvioso en Coruscant, aun que aquellas nubes hacían que el día pareciera noche. Pero algo recordaría aquel día en la memoria de Troyandark. Había sido creada su abominación, su arma letal. No se trataba de una maquina, no… era algo mas complejo. Nada de destruir mundos, si no de controlarlos. Para ello había creado algo inmortal, algo sobrenatural. El punto culminante de su Imperio había llegado…

Las puertas se abrieron de par en par en el edificio del Senado, el vestíbulo quedó empapado a causa de las ropas del individuo que había entrado, al parecer, buscando refugio de la lluvia. Los guardias reales se acercaron, pero el criado llegó antes.
_ Señor aquí no puede entrar sin autorización._ Dijo.
El hombre, tosiendo, cayó al suelo arrodillado, y comenzó a balbucear palabras.
_ Ayúdeme por favor… ¡no soporto el agua!
_ ¿Qué?_ Dijo el criado indignado._ Señor, le pido amablemente que se vaya.
El hombre comenzó a tener las pupilas tras los parpados y a entrar en un ataque corporal. Los guardias decidieron acercarse para ver si el criado necesitaba ayuda…

_ ¿Estás seguro de que lo conseguirá?_ Preguntó Guy preocupado.
_ Si, ese actor es bueno y los tiene bien ocupados en el vestíbulo._ Dijo sonriendo Vasilis._ Dale el señal, rápido.
Sygdal apretó el botón…

Socram consiguió ver la señal borrosa entre la lluvia. Kunzahe ya debía estar dentro… le tocaba a él. Estaba en la cornisa de uno de los edificios más altos del planeta, pero había estado en situaciones parecidas muchas veces, aun que nunca tan altas. El joven se dispuso a saltar al edificio cuando un rayo cruzó el cielo. Este le desconcentró cuando viajaba a la mitad del vuelo. Pero su habilidad le permitió llegar a la cornisa del otro edificio sin problemas. Solo le quedaban tres edificios para poder llegar al Senado. Aquella cúpula inmensa era difícil de alcanzar, incluso siendo tan grande. La vigilancia estaba por todas partes alrededor de los edificios circundantes, así que su trabajo era pasar sigilosamente saltando de cornisa en cornisa y llegar al Senador que, aun estando alejado de los demás edificios, era fácil de alcanzar… Solo esperaba poder controlar bien aquella chatarra que le había dejado fox… llamado Jet Pack. De nuevo… saltó…

_ Bien, preparaos._ Dijo Vasilis levantándose de su asiento del piloto._ Debe de estar llegando. Una vez consiga entrar nos podrá quitar a toda esa seguridad de encima y nosotros podremos entrar. Solo tendremos 10 minutos para llegar allí, desembarcar y sacar las naves cagando leches, ¿entendido?
_ ¿Solo 10 minutos?_ Preguntó extrañado Koke Tidus._ Hay que desembarcar todo el equipo…
_ Lo siento muchacho, pero Socram es acróbata, no técnico. No nos puede dar más tiempo…
Mapache apareció corriendo.
_ Vasilis, ya está llegando.


Socram podía ver el Senado. Según Fox aquel Jet Pack podía dar un salto lo suficientemente grande como para llegar desde allí… era peligroso, pero tenía que hacerlo. Cogió carrerilla alejándose del borde, cogió con fuerza la cuerda que activaba el Jet Pack desde su antebrazo, y saltó… Durante unos instantes Socram planeó por el aire con su salto, y en cuanto observó que el descenso comenzaba encendió el Jet Pack… Volvió a ascender, y podía ver que la cúpula del Senado se acercaba velozmente. En un abrir y cerrar de ojos se encontraba sobrevolándola, así que decidió apagar el aparato del cazarrecompensas. Pero la inexperiencia con esa tecnología le jugó una mala pasada. Socram desactivó el Jet Pack cuando su intención era bajar lentamente. El golpe fue suave, pero el problema era el ruido. Socram se agarró a la inmensa cúpula confiando en no haber captado la atención de ningún guardia. El agua le hacía resbalar un poco, pero pronto encontró un hueco donde agarrarse perfectamente. Cogió el comunicador y, después de respirar profundamente, habló…
_ Estoy en la cúpula…

_________________
"Para hablar con su semejante un irlandés debe hablar con Dios"
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ledramir
Pirata irlandés


Registrado: 15 Ago 2006
Mensajes: 2912

Reputación: 129.4
votos: 3


MensajePublicado: Dom Dic 03, 2006 8:26 pm    Asunto: Responder citando

_ Tengo contacto visual con Socram._ Dijo Mapache._ ¡Preparaos!
Mapache abrió la rampa de servicio. Vasilis se asomó y en cuanto tuvo la oportunidad, saltó a la superficie mojada de la cúpula. Había parado de llover… de momento. El cielo aún estaba oscuro, y la niebla aún les ayudaba en el sigilo. La siguiente fue Kitsune, que fue ayudada por Vasilis al caer. Zinc saltó el tercero, seguido de Koke Tidus y Yunimary.
_ ¡Tenemos que marcharnos!_ Gritó Mapache por el comunicador._ ¡El Blind Guardián también debe desembarcar!
Duneiel, que se disponía a saltar, fue parada por Sofman, que la mantuvo dentro de la nave antes de que volara por los cielos de Coruscant a causa del movimiento de la nave.
El Blind Guardian se colocó justo en la posición del grupo que ya había desembarcado y bajó la rampa. Esta vez bajaron Gacela, Domiela, Yaddel, Dakitu y Guudrun. Esta vez, nadie quedó atrás, solo los necesarios en las naves por si hacía falta una huida rápida.
_ Bien ya estamos todos._ Dijo Vasilis._ Abrid el ventanal.
No hizo falta. Domiela tocó el vidrio, haciendo un círculo, y este se cortó limpiamente, para poder entrar. Uno a uno, se adentraron en el edificio, y cogieron posiciones diversas en una sala que, aparentemente, estaba vacía.
_ Buscad a Troyandark._ Dijo Vasilis._ Haced parejas de dos. Al más mínimo indicio de que su posición avisad, y sobretodo, esperadnos…



Jocicuo apareció por la puerta. Troyandark y el científico en jefe le esperaban, con aires impacientes.
_ Siento el retraso._ Dijo colocándose las manos en el bolsillo._ ¿Ya está hecho?
_ Si general, va usted a asistir a su nacimiento._ Dijo el científico.
_ Este será un día memorable amigo._ Dijo Troyandark, haciendo un gesto al científico para que comenzara el espectáculo.
El hombre apagó las luces y apretó una serie de botones de una mesa metalizada que tenía justo enfrente. Una persiana metálica se abrió hacia arriba y la luz azulada de un tanque de bacta iluminó los rostros de los tres hombres. Dentro del tanque de bacta había una figura, conectada a infinidad de tubos que le mantenían con vida. Estaba dormido, o eso parecía.
_ Despiértelo._ Dijo Troyandark una vez pudo salir de su expectación.
El científico volvió a apretar otro botón, y de pronto, el tanque de bacta comenzó a vaciarse. La figura comenzó a moverse, sin abrir los ojos, y a apoyarse en el suelo del tanque en cuanto estuvo vacío. Durante unos minutos estuvo quieto, respirando rápidamente, mientras que sus tres espectadores miraban atónitos aquella figura humana. De pronto, la figura abrió los ojos y miró a Troyandark. Este sonrió.
_ Es el proyecto Kyo 001138 mi señor._ Dijo el científico.
_ Kyo…_ Dijo Jocicuo._ ¿Estamos seguros aquí?
_ Sí._ Fue la respuesta rápida del hombre, pero de pronto, Kyo comenzó a golpear el tanque. Al principio solo temblaba el recipiente, pero poco a poco comenzó a agrietarse. El científico comenzó a tocar los mandos para poder dormirle, pero Kyo consiguió arrancarse los tubos antes de que este pudiera hacer algo. Kyo siguió golpeando, algo que asustó a Jocicuo y Troyandark, hasta que el nuevo proyecto rompió el transpariacero y salió a la sala, donde consiguió golpear al científico con la mano abierta en el pecho. El hombre salió despedido hacia el otro lado de la sala con el pecho desgarrado, y muerto. Kyo miró a los otros dos espectadores, pero Troyandark fue más rápido y lanzó una ráfaga de rayos contra su creación. Este quedó aturdido en el suelo.
_ Aún tenemos que enseñarle modales._ Dijo Troyandark.

_ ¿Has oído ese ruido?_ Dijo Socram._ Venía de abajo.
_ Avisa a los demás._ Dijo Koke._ Yo voy hacia allí.
_ No…_ Dijo Socram._ Esperarás conmigo, no podemos arriesgarnos a separarnos.

_________________
"Para hablar con su semejante un irlandés debe hablar con Dios"
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ledramir
Pirata irlandés


Registrado: 15 Ago 2006
Mensajes: 2912

Reputación: 129.4
votos: 3


MensajePublicado: Jue Dic 07, 2006 3:46 pm    Asunto: Responder citando

_ Kyo…_ Dijo Troyandark mientras el “recién nacido” le miraba con lujuria._ Eres una nueva y perfeccionada forma de vida, no me obligues a destruirte… Tengo varios planes para ti que seguro que saciarán tu apetito. No quiero que vayas destruyendo lo que te apetezca, quiero que destruyas lo que me apetezca, quiero que veas lo mismo que yo. Necesito que tu seas mis manos en esta Galaxia, que impongas el orden Imperial a todo aquel que no lo respete… y juntos, haremos de este putrefacto lugar…. Nuestro, lugar…
Kyo miró a Troyandark de nuevo, y luego a Jocicuo, que no pudo sostener el cruce de miradas. Pero Troyandark volvió a hablar.
_ Ahora, hijo mío, hay varios enemigos en este edificio que quieren llegar hasta aquí para matarme… Confío en que sepas lo que hay que hacer… pero antes… vístete con algo de ropa…
Jocicuo le dio dos mantas, pero Kyo las miró y las tiró al suelo, marchándose por la puerta, desnudo, tal y como había salido del tanque.

_ Bien ¿Qué ocurre?_ Dijo Vasilis al llegar a la posición de Socram y Koke.
_ Hemos sentido ruido en el piso inferior._ Susurró Socram.
_ ¿Qué tipo de ruido?_ Preguntó Kitsune, que había venido con Vasilis.
_ Cristales rompiéndose._ Contestó Koke.
De pronto, llegaron Yaddel y Dakitu.
_ Ahí abajo esta ocurriendo algo._ Dijo Socram a los recién llegados, pero el silencio lo rompió una puerta por donde apareció un hombre desnudo y demacrado que, al verlos, se dirigió hacia ellos con paso decidido.
_ No te muevas._ Dijo Koke apuntándole con su bláster.
Pero para sorpresa del joven asesino, su arma salió despedida hacia la pared por un golpe de aire.
_ Oh cielos._ Dijo Vasilis retrocediendo junto a Kitsune.
_ Marchaos._ Dijo Yaddel colocándose delante del grupo._ ¡Corred!
Los demás comenzaron a retroceder hacia atrás mientras Yaddel se colocaba en posición de ataque, sin desenfundar el sable, solo utilizando la Fuerza. El hombre seguía andando hacia ella, pero Yaddel dio un golpe de Fuerza que le frenó el paso. El extraño sonrió al comprobar que la anciana no podría con él utilizando aquellas magias, pero para su sorpresa, cuando volvió a mirar, la Jedi ya no estaba, había desaparecido. Comenzó a buscarla, y no fue difícil encontrarla, pero al parecer era lo que la Jedi quería. Estaba justo detrás cuando encendió el sable de luz, sonrió, y atacó con un salto. Kyo levantó la mano apuntando hacia ella…

Vasilis corría delante del grupo para salir de aquella sala cuando una explosión sacudió el edificio. Una explosión que provenía de donde habían dejado a la experimentada Jedi.
_ ¡No!_ Gritó Dakitu._ ¡Bastardo!
Kyo giró la esquina y los volvió a tener a la vista. Dakitu encendió el sable de luz.
_ ¡No Dakitu!_ Advirtió Vasilis al maestro, pero este se lanzó contra Kyo, que le cogió sin ningún esfuerzo de la túnica, le golpeó el pecho fuertemente, y le lanzó contra la ventana, que se rompió y el cuerpo del jedi cayó al vacío de Coruscant. De pronto Kitsune sacó sus garras de los guanteletes y se lanzó al ataque, pero Kyo ya estaba preparando su brazo cuando un sable de luz le rozó la muñeca. Kitsune cayó al lado de Kyo, sin heridas, mientras Vasilis estaba junto al hombre desnudo con el sable azul encendido.
_ Kitsune, recoge a los demás y márchate._ Dijo Vasilis sin dejar de mirar a Kyo._ Esto será coser y cantar.
Kitsune obedeció echando una última mirada a Vasilis. Ella, Socram y Koke se marcharon pasillo abajo.
_ Bueno._ Dijo al fin Vasilis._ Ahora solo estamos tú y yo, tú y el tío Led.
Kyo le miró, sonriendo.
_ ¿Eres lo que estaba planeando Troyandark verdad?_ Era una pregunta retórica._ Debería de haberte dado un poco de ropa… ¿sabes? No es por los modales, si no por que eres muy poderoso y tal, pero… eso de ahí abajo te deja un poco en ridículo… ¿comprendes?
Kyo lanzó un rápido puñetazo al Jedi que fue impulsado contra la pared. Lentamente se levantó, tocándose la cara.
_ Buen gancho, si señor._ Dijo Vasilis dolorido._ Pero pensaba que lo hacías mejor.
Kyo se adelantó, cogió al jedi del cuello y lo alzó dos palmos del suelo. Vasilis le miró, sonrió, y dijo.
_ Veamos que eres capaz de hacer contra esto…_ El jedi enseñó un detonador termal que colocó justo en la cara de Kyo. Ante la sorpresa de este, Vasilis aprovechó para tajar el brazo que le cogía del cuello con el sable de luz y comenzar a correr contra el ventanal. La explosión rompió todas las ventanas y el jedi salió despedido contra la cúpula del Senado, donde consiguió agarrarse a una cornisa. Había parado de llover, y consiguió ver como las naves de seguridad imperiales se acercaban al edificio. Pero un motor conocido sonó más cerca. El Coreliano Errante se colocó justo encima de la cúpula y Sygdal saltó para recoger al capitán y meterlo de nuevo en la nave.
_ ¡Ya está!_ Gritó._ ¡Larguémonos de aquí!
Los dos cargueros pusieron rumbo al espacio, perseguidos por dos naves imperiales.

_ Ahora me toca a mí._ Dijo Guy atravesando las nubes._ Duff, coloca los escudos en la parte trasera de la nave y luego ve con Birrista a las torretas.
El Blind Guardian hizo unos trombos cuando una de las naves lanzó la primera descarga contra él.
_ Está bien._ Dijo Guy cogiendo el comunicador._ Mapache, ¿me recibes?
_ Alto y claro pirata._ Dijo el piloto del Coreliano Errante.
_ ¿Sabes cuál es la maniobra del Krayt Danzante?_ Preguntó Guy.
_ Krayt Danzante… ¡si! ¡Se cual es!_ Dijo al fin Mapache._ ¿Quieres hacerla contra estos tipos?
_ Digamos que quiero lucirme._ Dijo sonriendo.
_ Bien, pues hagamos danza amigo._ Contestó Mapache._ Dirígete hacia coordenadas 00.42.83… yo haré el contrario y ya sabes el resto.
_ Hecho._ Dijo Guy cortando la comunicación._ Agarraos bien, vamos a enseñarles a bailar a esos cretinos.
El Blind Guardian puso rumbo contrario al Coreliano Errante, haciendo que una nave imperial persiguiera Guy y la otra a Mapache. De pronto, el Blind Guardían dio media vuelta y se encaró contra el Coreliano Errante… Las naves imperiales, que seguían disparando, siguieron el mismo rumbo que sus presas. El Coreliano Errante cada vez estaba más cerca cuando Guy encendió el comunicador.
_ ¿preparado?
_ Sí…_ Fue la respuesta seca de Mapache. Las dos naves estaban ya a pocos metros de distancia cuando por el comunicador sonó de nuevo la voz del piloto del Coreliano Errante._ ¡Derecha!
La nave de Guy y la de Vasilis se esquivaron, dejando paso libre a las Imperiales, que no reaccionaron a tiempo y acabaron en una nube de fuego y polvo.
_ Yeeeha!_ Gritó Mapache._ ¡Solo lo había conseguido en los simuladores!
_ Buen trabajo amigo._ Contestó Guy colocando las coordenadas del hiperespacio._ Rumbo a Mon Calamari…

_________________
"Para hablar con su semejante un irlandés debe hablar con Dios"
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ledramir
Pirata irlandés


Registrado: 15 Ago 2006
Mensajes: 2912

Reputación: 129.4
votos: 3


MensajePublicado: Jue Dic 21, 2006 9:24 pm    Asunto: Responder citando

_ ¿Qué demonios era aquello?_ Gritó Guud lamentando la muerte de los dos maestros jedi.
_ No lo sé._ Contestó Vasilis._ Pero se ha volatilizado amigo, tranquilízate.
_ Mató a dos maestros jedi en segundos, ¿como sabes que no se ha volatilizado?_ Interrumpió Zinc.
Vasilis no respondió.
_ Ahora no podremos destruir a Troyandark._ Dijo Sofman.
Kitsune se acercó a ayudar a Vasilis a curarle la herida que le había hecho Kyo al golpearle en la cabeza.
_ Gracias capitán._ Dijo mientras comenzaba a toquetear los medpacs._ Me has salvado.
_ Te habrá matado a ti también._ Contestó el jedi._ Os necesito a todos.


_ Esperales allí._ Dijo Troyandark desde el comunicador._ Tiéndeles una emboscada, aniquílalos.
Eskartxa apagó el holoproyector. Las gotas le golpeaban la cara. La tormenta había empezado. Pronto llegarían las naves, debía prepararlo todo.
_ A vuestros puestos._ Dijo.
_ Mi señora…_ Un Calamari había intentado hacer entrar en razón a la aprendiza pero esta no le dejó acabar la frase. El cuerpo cayó al suelo, sin cabeza.

_ En cuanto a ti…_ Comenzó a hablar Troyandark a la figura de Kyo, que ya estaba recuperada de la explosión y vestido con ropas decentes, sin apenas un rasguño visible._ Tendrás que moderar tu personalidad temeraria.
Kyo no abrió la boca.
_ A partir de ahora, me llamarás maestro._ Ordenó Troyandark._ Harás lo que yo diga, matarás a quien yo diga, no habrá ninguna alma que pueda matarnos mientras tú estés bajo mi mando, ¿comprendido?
_ Si mi Maestro…


Kunzahe había cumplido con su parte del trato. No pensaba entrar en ninguna otra misión con aquellos piratas. Bien que había sido de peligrosa aquella primera acción, no quería imaginar las demás. Abandonaría el grupo quedándose en Calamari, lo había decidido. Miró por la ventana. Estaban entrando en el planeta. Llovía, de nuevo, o tal vez no había dejado de llover desde que se marcharon. La plataforma parecía ya de su propiedad, pero algo no pintaba bien. Aquello no era un escenario real, estaba manipulado, su experiencia como actor le había enseñado bien cuando debía reconocer un escenario ficticio y otro real… Algo iba mal.
_ ¡Eh!_ Gritó Howlett._ ¡y Aquí tenemos al protagonista, vaya actorazo!
El artillero le cogió del hombro y le abrazó mientras abría la rampa para salir de la nave. Kunzahe se quedó atrás mientras los demás salían por la puerta. Miró por la ventana. De la otra nave ya estaban todos fuera…
_ No, no salgáis._ Sabía que si intentaba decirlo, le tomarían por loco y la obligarían a salir, así que pensó en quedarse. De todas formas, eran solo piratas.

Zinc bajó la rampa el último y la cerró apretando el botón. Algo iba mal…
_ Tengo un mal presentimiento._ Dijo Zinc. Pero a Vasilis no le dio tiempo de responder. El sonido de un blaster le quitó la vida a Howlett, que se había puesto rumbo a la cantina. Mapache hizo un intento de desenfundar el arma pero otra descarga chocó contra su pecho y cayó derrumbado. Los jedi del grupo encendieron los sables de luz.
_ Puñeta._ Exclamó Vasilis devolviendo un disparo.
Kitsune desenfundó las garras y acabó con un soldado imperial que había descubierto su posición al disparar. Ahora eran todos visibles, estaban expuestos. Los pobres Howlett y Mapache fueron sorprendidos, los demás no acabarían igual. De pronto, las gotas de lluvia cesaron por unos instantes. Todos miraron alrededor y vieron a la Bruja de Dathomir, Yunimary, alzando la vara y chocándola contra el suelo. El impacto fue apenas fuerte, pero la magia de la joven levantó dos espirales de colores amarillentos que acabaron con media docena de soldados. La lluvia volvió a tocar las caras del grupo.
_ Capitán._ Gritó Domiela._ Debemos marcharnos.
La jedi sufrió un impacto láser en el hombro justo después, pero Gacela no permitió que la jedi cayera al suelo. La cogió antes de que pudiera hacerse dañó y la cubrió con su cuerpo, recibiendo varios disparos en la espalda mientras rugía. Vasilis vio un nuevo haz de luz familiar que se encendía tras los soldados y que corría hacia ellos.
_ Eskartxa._ Susurró mientras se ponía en posición.
_ Yo me encargo._ Dijo Koke Tidus desenfundando su espada de cortosis._ ¡Marchaos capitán!
Eskartxa se abalanzó sobre el joven asesino, pero este paró el golpe. El cortosis dejó inutilizado por unos instantes el arma de la sith, pero de nuevo apareció la hoja roja. Rápidamente Koke contraatacó y comenzó a realizar una serie de golpes de ataque.
Vasilis se dispuso a subir a la nave cuando un rifle le apuntó a medio palmo de distancia. Era un soldado imperial que había conseguido adentrarse entre los disparos, y ahora le tenía a un apretón de gatillo para acabar con él. Pero el soldado cayó al suelo después de un fuerte impacto de láser en la cabeza. Vasilis siguió la trayectoria por la que había venido el disparo y vio a Dune, la sirvienta de Naboo.
_ Contratada._ Gritó._ ¡Veámonos de aquí!
Las dos naves cerraron las puertas y despegaron, mientras todo el grupo miraba por la ventana, alejándose, a Koke Tidus enzarzado en el combate contra Eskartxa.

_ Has cometido un grabe error quedándote muchacho._ Dijo enfurecida Eskartxa.
Koke sonrió y seguidamente se abalanzó sobre ella. Con dos estocadas, Eskartxa hirió al joven en el abdomen. Koke se retorció de dolor, soltando el arma.
_ ¿Habéis captado las coordenadas?_ Preguntó Eskartxa a sus soldados. Pero los imperiales negaron con la cabeza._ Dime a donde se dirigen, y te dejaré con vida muchacho.
_ No lo sé._ Consiguió decir Koke entre alaridos de dolor._ Y aun que lo supiera, tendrías que matarme.
Koke cogió la espada de nuevo, levantándose lentamente. Eskartxa enfureció aún más. Levantó los brazos y dejó escapar un grito ensordecedor mientras por sus dedos aparecían rayos azules que electrocutaban al joven chico. Durante varios segundos la sith sostuvo los rayos, hasta que decidió que el asesino ya estaba muerto y cesó el poder. Koke cayó al suelo mientras Eskartxa se marchaba, pero no estaba muerto. De nuevo volvió a levantarse, sonriendo. Eskartxa, sorprendida, miró a sus soldados.
_ Matadle.
Koke gritó antes de que las ráfagas láser impactaran contra todo su cuerpo…

_________________
"Para hablar con su semejante un irlandés debe hablar con Dios"
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ledramir
Pirata irlandés


Registrado: 15 Ago 2006
Mensajes: 2912

Reputación: 129.4
votos: 3


MensajePublicado: Jue Dic 21, 2006 11:01 pm    Asunto: Responder citando

_ Ahora sí que la hemos fastidiado._ Dijo apenado Guybrush mientras dejaba los mandos de la nave. Gacela estaba herida, al igual que Domiela, pero la gravedad del wookiee era mayor.
_ Déjame ver eso._ Dijo Yunimary poniéndose tras el wookiee. Colocó las manos encima de la espalda del jedi y cerró los ojos, concentrándose. Gacela comenzó a sentir como su dolor se calmaba lentamente, hasta que sintió frío en la espalda._ Ya está…
De pronto, el radar comenzó a tintinear un sonido no muy agradable acompañado de una luz roja.
_ Si esto parecía que no iba a ir a peor, estábamos equivocados…_ Dijo Guy. El coreliano cogió el comunicador._ ¡Mapache…!
_ Mapache ha muerto Guy._ Dijo Dune tranquilizandole. Con tantos disparos no sabía ni siquiera que habían habido bajas aparte de la de Howlett. De nuevo volvió a poner atención al radar. Al otro lado del comunicador ahora se hallaba Sygdal, pero ya era demasiado tarde. La nave comenzó a tambalearse.
_ Que demonios…_ Comenzó a quejarse Duffman.
_ Es un rayo tractor._ Interrumpió Guy._ Nos han atrapado… pero no se como han conseguido localizarnos. De todas formas, ya no hay salida.
_ ¿Y las capsulas de escape mi capitán?_ Preguntó Birrista.
_ Solo caben dos personas… no podemos marcharnos todos. Y si alguien sale de aquí con capsula, no llegará lejos. Cualquier descarga láser de ese crucero le haría trizas… no hay solución, nos han pillado.
Desde la cabina se podía ver a Vasilis y a Zinc en la otra nave, también preguntándose como les habían encontrado en pleno espacio.

El rayo tractor les condujo dentro del crucero. Era bastante pequeño, pero lo suficientemente grande como para tener un hangar donde anclar las dos naves capturadas. Aquella nave estaba sucia por todos lados, ningún rincón se salvaba de contener polvo e incluso piedras incrustadas en el casco de la nave, que no pasaba desapercibido por estar pintado de negro. Las compuertas del Blind Guardian y del Coreliano Errante se abrieron y cuatro figuras encapuchadas obligaron a bajar a todos los tripulantes y a colocarlos en fila en el hangar. Otra figura, también encapuchada apareció de la nada.
_ Vaya vaya vaya…_ Comenzó a decir, aun que nadie veía sus labios.
_ Conozco esa voz…_ Susurró Vasilis.
_ Te advertí, jedi._ Dijo el encapuchado mirando a Vasilis._ Pero no hiciste caso, te centraste en tu estúpida bebida alcohólica y dejaste morir a todos tus compañeros en el Templo… toda una honra para la Orden, si señor. Os estaréis preguntando como he conseguido encontraros, ¿verdad?... pues veréis, en una guerra, todo el mundo sabe que no se puede confiar en nadie… pero al parecer, vosotros no.
Para sorpresa de todos, Sofman se adelantó y se colocó al lado del encapuchado, haciéndole una reverencia.
_ Al parecer, vuestro amigo Sofman es en realidad…. Mi amigo Sofman._ Prosiguió el encapuchado, que se encaró hacia Domiela y Kitsune._ Y vosotras… bellezas féminas, armasteis un gran revuelo a la hora de marcharos de mi gran… reunión. Os he estado buscando desde hace tiempo, pero hasta hoy me he tenido que conformar torturando a vuestro querido jedi…
Dos encapuchados mas trajeron a Aicos, malherido, y lo dejaron en el suelo, con una respiración acelerada.
_ ¡Traidor!_ Gritó Sygdal a Sofman en cuanto vio a Aicos._ ¡Nos has vendido!
_ E aquí la cazadora de bestias…_ Prosiguió de nuevo._ Dime… ¿de que sirve cazar a los grandes Dragones del desierto de Tatooine si al final acabas atrapada en la nave de un Señor de la Sombra?
El encapuchado se quitó la máscara. Medio rostro estaba deformado, incluso le faltaba un ojo, pero la otra mitad estaba intacta, y denotaba que antes de sufrir aquella malformación aquel hombre había tenido la belleza propia de una twi’lek hembra.
_ Póntela otra vez por favor, algunos somos sensibles._ Dijo Guy bromeando.
Kikuro le miró fijamente…
_ Oh si, me olvidaba de ti… el pícaro capitán del Blind Guardian, que alegría tenerte aquí… dime ¿Cuánto valen las piezas de tu nave? Me lo pasaré bien vendiéndolas al mejor postor.
De nuevo, Kikuro se movió danzante, esta vez hasta la posición de Zinc.
_ Y por último, el maestro jedi._ Dijo con tono burlón._ Dime… ¿estás a las ordenes de ese falso jedi después de lo que pasó?
_ Un respeto._ Gritó Vasilis sonriendo. Kikuro se le volvió a acercar.
_ ¡Tú serás quien aprenderá a guardar respeto vieja salamandra azul!_ Gritó enfadado Kikuro. Dio media vuelta y comenzó a marcharse._ ¡Encerradles!

_________________
"Para hablar con su semejante un irlandés debe hablar con Dios"
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ledramir
Pirata irlandés


Registrado: 15 Ago 2006
Mensajes: 2912

Reputación: 129.4
votos: 3


MensajePublicado: Vie Dic 22, 2006 10:17 pm    Asunto: Responder citando

Se hallaban encerrados en las celdas. Les habían encerrado de dos en dos, todos en un mismo pasillo. Pero ni Kitsune ni Domiela estaban. De pronto, la puerta se abrió, y dos encapuchados trajeron a Aicos, malherido, y lo encerraron en una celda separado de los demás.
_ Aicos…_ Dijo preocupado Zinc._ ¿Aicos estás bien amigo?
El jedi movió la cabeza dolorido y asintiendo con ella.
De pronto, otro encapuchado entró en el pasillo y comenzó a vigilar a todos los ocupantes de las celdas. Al parecer estaba haciendo una guardia. Había recorrido el pasillo ya tres veces cuando Sygdal se postró junto a la los holocelda y miró al guardia.
_ Necesito beber._ Dijo, con la boca seca._ Tráeme agua, por favor.
_ No._ Dijo el guardia. Era joven, al menos eso denotaba su tono de voz, e inseguro, pero después de contestar siguió caminando como si nada. Cuando volvió a estar a la altura de Sygdal la cazadora volvió a hablar.
_ Debe de ser de lo más divertido ver morir a la gente deshidratada
_ Ni te lo imaginas._ Contestó el guardia.
_ No… lo digo en serio. Es más, yo lo he visto._ Dijo Sygdal comenzando una conversación._ Es de lo más divertido, sobretodo cuando ves como se pudre su piel.
_ La tuya aún está bien._ Contestó el guardia.
_ Oh, así que te has fijado._ Dijo de nuevo Sygdal, sagaz._ Puedo enseñarte más cosas si nos sacas de aquí.
_ Yo le haría caso, cumple sus promesas._ Interrumpió Vasilis desde la otra celda. Sygdal le miró con unos ojos que lo dcían todo._ Ya lo sé, me callo…
_ Buen intento, pero no me convence._ Dijo el guardia volviendo a cruzar el pasillo.
_ ¿Cómo te llamas?_ Volvió a retomar la conversación la cazadora.
El guardia se quedó pensativo unos instantes, pero volvió a mirar a la prisionera.
_ Seiyu…_ Se quedó en silencio de nuevo, pensando. Miró alrededor y se acercó a Sygdal._ Dime… si os saco de aquí, ¿Qué obtendré yo?
_ Algo más que ser el guardia de un bloque prisión de una nave empedrada._ Contestó Sygdal, triunfante al fin.
_ Entiendo._ De pronto, un sonido que provenía de la puerta asustó al guardia y este se alejó de la celda, pero cuando se percató de que no era nada volvió con Syg._ Os vendré a buscar, mañana, para sacaros de aquí, a todos… Pero deberéis marcharos rápido, y llevarme con vosotros.
_ Contratado._ Dijo de nuevo Vasilis desde el fondo del pasillo.

_________________
"Para hablar con su semejante un irlandés debe hablar con Dios"
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ledramir
Pirata irlandés


Registrado: 15 Ago 2006
Mensajes: 2912

Reputación: 129.4
votos: 3


MensajePublicado: Mie Dic 27, 2006 11:04 pm    Asunto: Responder citando

_ ¡Estúpida!_ Gritó Troyandark._ ¡Has dejado escapar a los Jedi por que un niñato se te puso en medio! No eres digna de ser llamada Sith…
_ Mi señor…_ Comenzó a decir Eskartxa, pero fue cortada por su maestro.
_ Te recuerdo que debes llamarme Maestro… y también me veo obligado a recordarte que, como vuelvas a fallarme me veré obligado a alarga tu entrenamiento Sith… no serás nunca una Dama del Lado Oscuro a este paso mi preciosa Eskartxa… además, ahora tienes una pequeña competencia. Te presento a Kyo, él cumplirá todos los trabajos que no puedas cumplir tú… ¿entiendes?
_ Sí maestro…_ Eskartxa sintió que el odio creció en su interior. Se encontraba en una situación de tensión, una situación que terminaría explotando en una ola de muertes si crecía aquel odio.


De pronto, un ruido alborotador se sintió tras la puerta, y ésta fue abierta fuertemente por Seiyu, que comenzó a desactivar las celdas rápidamente y a devolver las armas a cada propietario.
_ ¡Rápido, van a sacrificar a vuestras compañeras!
Gacela dejó escapar un grito de furia y, en cuanto su celda fue desactivada, salió corriendo por la puerta por donde había venido Seiyu.
_ ¡Gacela espera!_ Zinc fue tras él, al igual que todos los demás en cuanto estuvieron libres. Seiyu les guió por la nave. Llegó el momento en que el joven se paró frente a una puerta.
_ Aquí detrás hay guardias._ Susurró.
_ ¿Ah si…?_ Dijo irónicamente Vasilis mirando a Gacela. El wookiee abrió la puerta y los dos guardias dieron media vuelta y se encontraron con el cañón del blaster del chiss y el sable de luz del wookiee.
_ No hagáis nada estúpido._ Dijo Vasilis. Pero los guardias sacaron las armas rápidamente, pero los jedi fueron más raudos. No tuvieron más remedio que matar a los guardias._ Como eso.
El grupo siguió adelante, pero esta vez las alarmas saltaron. Cinco guardias aparecieron en el otro lado del pasillo, disparando. Yunimary logró parar las descargas con una magia pero no pudo devolver el golpe por cansancio. Birrista la apartó del medio mientras los Jedi devolvían los disparos adelantando posiciones para llegar a la altura de los contrincantes. Pero no hizo falta, Sygdal consiguió abatir a tres de ellos con su rifle, y los otros dos cayeron por disparos rebotados en los sables de luz.
_ Es aquí._ Dijo Seiyu, señalando una puerta. Gacela la abrió bruscamente y encontró a Domiela y a Kitsune inmovilizadas en un campo de energía flotante. A su lado se hallaban Sofman, Kikuro y dos guardias más.
_ Vaya vaya vaya._ Dijo Vasilis entrando en la sala._ Parece ser que tu amigo Seiyu es en realidad, mi amigo Seiyu. Suelta a las chicas y nos iremos sin que te ocurra nada.
Kikuro, sorprendido pero aparentemente tranquilo, sonrió.
_ Las soltaré con una condición._ Dijo._ Matad a Troyandark, es la única forma de que todos salgamos contentos de esta guerra. Ahora si nos disculpáis…
En un rápido movimiento, Kikuro lanzó una granada lacrimógena al suelo y, en cuanto todo se disipó, ni él ni Sofman estaban. Gacela no dudó ni un instante en desactivar los campos de energia y recuperar a las dos compañeras. De nuevo, el grupo volvía a estar a salvo. Cogieron los dos cargueros corelianos de nuevo y dejaron aquel crucero a la deriva.
_ Propongo hacer dos grupos._ Dijo Guud, después de llevar días sin decir nada._ Uno que se encargue de matar a Kikuro y el otro de Troyandark. Creo que eso aumentaría nuestra capacidad de sigilo y acabaríamos matando dos pájaros de un tiro.
_ El problema está en ese nuevo sirviente de Troyandark._ Dijo Bodom, que también llevaba tiempo sin aparecer._ Ya viste como acabó con los maestros jedi.
_ Eso dejádmelo a mí._ Dijo Vasilis._ Solo hace falta un señuelo para quitarnos de encima a ese engendro mientras nos encargamos de Troyandark.
_ No es por parecer un capullo, pero yo ahora desconfío de cualquiera._ Dijo Guybrush._ No sabemos si entre nosotros hay otros espía, podría ser cualquiera… si hacemos dos grupos, el espía no podrá informar de la posición de los demás.
_ Socram, ¿listo para hacer de nuevo tu papel de señuelo?_ Dijo Vasilis._ Syg, te necesito a ti también. Os encargareis de quitarnos a ese Kyo de encima.
_ Cuando quieras._ Dijo el atleta.
_ Será la bestia mas pequeña que haya cazado nunca._ Sonrió Sygdal.
_ Bien, es preciso hacer los dos grupos, ya…_ Propuso Zinc.

_________________
"Para hablar con su semejante un irlandés debe hablar con Dios"
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Fan-Fics Todas las horas son GMT + 1 Hora
Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1


Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001, 2007 phpBB Group

Crear foro | foros de Colecciones | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo