Los Seguidores Del Ni Los Seguidores Del Ni
Un Lugar Para Atraeros A Todos..¡Y Ataros A Las Tinieblas!
 
 chatChat   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 




Fanfic: Quizás...

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema Foros de discusión -> Fan-Fics
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
LadyVoldie
Recluta Patoso


Registrado: 20 Feb 2007
Mensajes: 23
Ubicación: Lo alto de una nuve



MensajePublicado: Mar Feb 20, 2007 3:08 pm    Asunto: Fanfic: Quizás... Responder citando

Historia Original

Ambientada en París
Me alegrará saber que les gusta si se la leyeron

Angie
LadyVoldie



Quizás…

Pobre esa niña.

Sentada en el parque, chirrían las cadenas de la mecedora.

Llora escondida tras los brazos, que sujetan sus rodillas con fuerza.

Hace horas que se escondió el sol, y hace horas empezó el mudo llanto. Sus manos entrelazadas como rezando.

Sí. Reza. Aún siendo atea, aún no creyendo en las miles de religiones, aún sabiendo que nada la escucha, que nada allá arriba protege a los de abajo y que nada la ha creado así. Aún todo pide clemencia. Pide ayuda a su propia mente, donde, encerrados en ella, existen seres extraordinarios. Seres desde divertidos y graciosos hasta crueles e insensibles, desde hermosos y tranquilos a horrendos. Seres incorpóreos, creados en su mente, en lugares exóticos e imaginarios. Damas blancas en palacios de hielo, divas con vestidos de seda y pies descalzos errantes en bosques malditos, monstruosos animales o demonios en cuevas oscuras, con ojos inyectados de sangre esperando una presa para saciar su apetito.

Ése es su mundo, ése ideal a sus deseos, ése donde las batallas son con bellas espadas, con también bellos caballeros, donde el respeto y la inteligencia son esenciales. Y existen hermosos seres alados, salidos de lo celestial, que te salvan de las ariscas montañas si te ves en apuros.

Oh, pero volvamos al exterior. El mundo que la pequeña niña no desea es aquél donde, resentida, vive.

Con las prisas y los nervios de la ciudad atados en la cabeza con imperdibles, donde espesos fluidos tapan el brillante correr de los ríos, donde lugares subterráneos son profanados no por supervivencia, sino por curiosidad y avaricia. Donde vulgares pero conscientes palabras y gestos salen de las personas, esas que no por naturaleza miran con odio a cualquier persona en el mundo.

Sí, el mundo en el cual vivía la niña era malo, como diría un niño. Un mundo mal equilibrado y domado con malas artes.

Claro que había muchas cosas buenas y apetecibles, pero la niña era muy pesimista, ella misma lo decía. A sus cortos once años ya veía su entorno con un filtro pesimista en las iris.

Cambiando en un giro de 160 grados. Empezó a odiar a su querido padre. Aquel con hermosa faz y mentalidad, su príncipe azul de rabiosos ojos azules. Despreció más aún a su egoísta madre, a quien sólo le importaba su aspecto y el de los demás, quien no miraba el hermoso interior de su marido, que le proporcionaba bonitos vestidos, joyas y alabanzas… pero la niña los odiaba, a su manera, pero los odiaba, y se encerraba en su mundo, en el cual su madre era una bruja mala con serpientes en la cabeza como la famosa Medusa. Y su padre sería el apuesto príncipe que habría mirado la falsa belleza de la bruja para convertirse en piedra, o en rana quizás.

Las imaginaciones eran el mundo de la triste niña. Muchas veces lloraba, sentada como ahora, en el parque de la isla de Saint Louis. Pensando en sus cosas, y qué sería de su vida si viviese en un mundo como el de los cuentos fantásticos. Viviría en una bonita casita en el bosque, o en un pueblo rural y festival. O prisionera en una fortaleza donde un malvado ser pidiese recompensa por la “pequeña princesita”. En cualquier de los casos seguro sería más feliz, aún más lo sería de poseer un espléndido dragón alado, verde con ojos dorados…

Siempre pensaba en eso allí sentada, meciéndose en su atracción preferida, el columpio, en el parque de la pequeña isla. Donde ahora pedía, con manos juntas, a alguien que acudiese a ella, que oyera su súplica silenciosa. Alguien, sin necesidad que fuese ese ser al que llaman Dios, debía oírla, por mucha que fuese la distancia que los separara.

Quizás algún vampiro pasajero pasase por los bulevares de París esa noche y oyese su ruego. Quizás alguno se le acercase pidiéndole por qué llamaba con tanta insistencia, que disturbaba su hora de caza, su hora del almuerzo, quizás diría.

Ella se quedaría quieta, mirando el ser en sombras por entre las lágrimas que brotaban de sus ojos. Reconociendo el brillo inhumano en aquellas orbes. Sonreiría tímidamente a aquel quizás rubio ante él, a aquel que tendría ojos azulados, finas pero pálidas facciones, con el largo cabello dorado atado tras la nuca, con un traje burgués con volantes y medias hasta las rodillas que a ella tanto le gustaba. Quizás conservara también una levita de terciopelo rojo que lo aislase del frío que no podía sentir.

Él se acercaría a ella, alejándose de la pobre iluminación de un farol.

-¿Por qué nos, o me, llamas sin tener miedo?- pediría ese hermoso ser. Sentándose al asiento a su lado, alzando la cara hacia la Luna.

-No deseo temer de vos –respondería ella, meditando sus palabras cuidadosamente.

-Sabes que existimos y no nos temes. Matamos cada noche y no nos temes. Puedo sacarte…, no, arrancarte la vida de una manera muy cruel y sigues sin temer. ¿A qué se debe esto?- seguiría pidiendo, no con mucho cuidado de no intimidar a la niña a su lado.

-Eso es lo que deseo de vos, señor. Que me arranquéis de esta vida de la forma más placentera para vos. Que me saquéis de este mundo que tan poco me gusta, para llevarme a ese que anhelo.

Él reiría, aunque fuese sólo una curvación de labios.

-¿Y cómo es ese mundo que deseas tener?

-Usted sabe cómo es. Vive en él, seguro que desde hace siglos. ¿Tiene buen gusto la sangre? Seguro que si. Seguro que no es el mismo gusto metalizado que puedo degustar yo. El mundo en el que puede escuchar a los demás sin que estos abran boca. Donde los años pasan como hojas al viento. Donde ve las eras cambiar, junto con lo demás. Me gusta su mundo y lo que hace en él.

Seguramente ésa sería su respuesta, la sabía desde hacía tiempo, le salía del corazón sin ni pensarla. Era justo lo que deseaba.

El ser. El vampiro. El chupa sangre o el condenado de Caín. Como lo llamaran. Él se levantaría del balancín, parándose ante la niña.

-¿Cómo te llamas, pequeña?- pediría, sin atreverse a perturbar una mente tan pura como ésa.

Ella lo observaría. Seguramente pensando si es o no decírselo. Si en verdad le importaba. Luego de unos momentos contestaría.

-Marinett, señor. Soy la que llaman La Niña de Saint Louis- sonreiría con sarcasmo ante la mención del mote que poseía en los barrios cercanos a la pequeña isla.

-Bien, Marinett – Empezaría el vampiro, dando unos pasos a su alrededor, con las manos tras la espalda. Los vampiros no tienen lengua suelta, piensan muy cuidadosamente lo que deben decir.- La gente no suele pedir eso, y nosotros no solemos darlo a cualquiera que pase allí, he estado más de tres siglos sin dárselo a nadie. Este Don. Esta maldición eterna. Quiero que sepas que mi último novicio no pudo salir de su locura y se lanzó a las llamas de la hoguera. ¿Me dirás entonces, sé que tú la sabes, la razón por la cual deseas esta vida eterna? Vida de tormentos, de muertes, locuras y odios.

Oh, Marinett sabía. Sabía la respuesta, pero era una respuesta sencilla, tonta, más un capricho que nada. Sabía que otra gente la deseaba con más fuerza. Pero nadie sentiría la felicidad que seguro ella sentiría al ser inmortal y poderosa.

-Oh, porque deseo ver la cara de la gente de mi alrededor cuando crean que he muerto- suspiró con fuerza, riendo ante su propia respuesta, su capricho- ¿Llorarán? Morir y revivir para ver, espiar la reacción.

-Tus padres –intervendría el vampiro, ahora sentado a su derecha en un banco de piedra- Ellos llorarán.

-Oh- la pequeña se pasaría la mano por su rizado cabello negro, con la otra jugando con el revés de su vestido verde. Nunca perdiendo esa inocente sonrisa- Claro. Los padres llorarán. Ellos sí. ¿No? Es su deber como padres al menos llorar por sus hijos ¿No? Unas semanas, quizás más, de tristeza o algo parecido. Luego volverían a la normalidad.

-Si tan bien sabes la reacción, ¿Por qué vivirla, entonces? ¿Para hacerla realidad? ¿Para luchar contra ella? O por probar si sientes rabia o no hacia ella- diría él, y tendría razón, ella sabía que debería dar muchas excusas, antes de lograr lo que deseaba, pues pocas son las cosas que pueden conmover a un condenado.

-Sólo sé… que es lo que deseo. No me pida un por qué… Tan solo deseo formar parte de vuestra vida, dejar de ser un simple… una simple mortal que vive para terminar.

-Todo en el mundo termina, pequeña Marinett,… incluso aquel inmortal ve el final alguna vez… Oh, y es feliz, de lo aseguro, cuando sabe que al fin dejará de errar por estas tierras- ellos son así de pesimistas. Él seguramente así lo dría.- Eres joven, poco conoces de la vida, aún con todos tus conocimientos, no sabes nada. Dices conocer mi mundo y dices apreciarlo y aceptarlo, pero ¿lo has vivido tú? ¿Conoces lo que se siente? Por mucho que hayas leído de todo este tipo de vida… porque visualizarlo y vivirlo nunca será lo mismo.

Oh, eso lo saben todos. Hasta podrías inventar los olores que sentirías, los gustos que palparías. Pero vivirlo sería éxtasis. Ella quería sentirlo, vivir en ese lugar intermedio al paraíso.

-¿El paraíso?- interpondría el vampiro, alzándose y desperezándose.- Si crees que se parece al paraíso estás muy equivocada, chiquilla. Más bien parece el infierno… levántate, no te voy a dar lo que deseas, eres demasiado joven, es un sacrilegio darte tal horrendidad. No tienes las suficientes excusas para convencerme, sino más que ilusos sueños de fantasía, magia e irrealidad, pero mi mundo no es nada de eso…

La figura del caballero ante ella se iría deformando, seguro…transformándose en niebla, pues su imaginación no llegaba más allá… ¿diría acaso ese ser, alguna cosa más? ¿alguna cosa para convencerla de por vida de dejar de vivir en fantasías? Seguro que algún argumento podría decir, algo podría salirle de la mente para que ella se quedara con esas palabras eternamente.

Pero no se le ocurrían cuales, así que la niña alza la cara a la Luna, suspirando… cada noche en ese parque imagina una escena más, cada vez una frase más hasta quizás llegar al final, para completar un cuento de hadas. Porque estamos en la realidad, esos seres no existían, ¿verdad? Por mucho que ella pregase nadie acudiría a ella… quizás su mente, la próxima vez se imaginara un vampiro moreno, con ojos completamente negros contrarrestando con el pálido blanco de sus facciones. Quizás aquel ser fuese más piadoso y se hiciese cargo de ella.

La pequeña Marinett saltó del columpio, limpiándose con sus manitas el vestido y dirigiéndose a su casa haciendo taconear sus zapatos blancos. Quizás la próxima vez fuese una mujer.

Quizás…

Angie
LadyVoldie

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Lord Balin
Señor del Conocimiento Prohibido


Registrado: 06 Sep 2006
Mensajes: 3644
Ubicación: Belegost la Grande, en las Montañas Azules
Reputación: 108.3
votos: 6
Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Mar Feb 20, 2007 3:39 pm    Asunto: Responder citando

Me encanta!!!!!!! *ojitos* muiy buen transfondo muy bien la redacción...que haré yo criticando asi si soy el que no sabe escribir!!! >_<. Me encanta Milady Wink

_________________
____________________________________________________________




Confundador de los frkisolteros
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Ransil
Nuestra Saria Particular
Nuestra Saria Particular


Registrado: 14 Ago 2006
Mensajes: 5910
Ubicación: Hace mucho, mucho tiempo, en un país muy lejano vivía un monstruo sin nombre...
Reputación: 10.4
votos: 15
Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Mar Feb 27, 2007 2:02 pm    Asunto: Responder citando

Me encanta tu estilo...esoy pensando en recopilar fics y hacer un libro...cuando me decida abriré post ^^ pero me gustaría meter los tuyos >^.^<

_________________


Dibujas? Editas? Guionizas? Alguna vez has pensado en colaborar con un Fanzine/Fansub/Fandub? http://ftw.creatuforo.com es tu sitio!

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Fan-Fics Todas las horas son GMT + 1 Hora
Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1


Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro




Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001, 2007 phpBB Group

Crear radio | foros de Colecciones | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo