Los Seguidores Del Ni Los Seguidores Del Ni
Un Lugar Para Atraeros A Todos..¡Y Ataros A Las Tinieblas!
 
 chatChat   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 




Guión literario para Nuevo Corto

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema Foros de discusión -> Fan-Fics
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Ledramir
Pirata irlandés


Registrado: 15 Ago 2006
Mensajes: 2912

Reputación: 129.4
votos: 3


MensajePublicado: Jue Mar 01, 2007 2:40 pm    Asunto: Guión literario para Nuevo Corto Responder citando

a ver que os parece. La forma de escribir es exactamente la misma que la de Douglas Adams, pero hemos optado por inventarnos nuestra historia y nuestro mundo.




La Puerta y el Mayordomo (titulo provisional)

Samuel estaba intranquilo aquella mañana, la mañana de un jueves 15, lo cual lleva a entender que el martes anterior a aquel jueves había sido martes 13. No es que Samuel fuera supersticioso, pero aquel martes pasado había roto con la novia, que tampoco es que la quisiera mucho, pero últimamente era la única persona con la que hablar un poco. Y si, irremediable e indudablemente, Samuel se cagó en aquel martes 13 y en los gatos negros, que curiosamente vio varios aquella misma mañana y supo que, volviendo al presente, aquel jueves tampoco iba a ser nada bueno. Pero ahora no tenía novia, así que sus problemas se habían reducido… ¿tal vez un sesenta por ciento? Pensó. Estaba sentado en el comedor de casa de un amigo, un comedor que habría resultado realmente desolador de no haber habido allí cuatro figuras sentadas en el sofá, apunto de ver una película realmente mala.
La película iba a comenzar… Samuel ya estaba con el dedo en el botón para que la película arrancara, hasta que uno de sus amigos allí presentes le detuvo.

_ ¿y si alquilamos una pizza?_ dijo. Sam no sabía lo mucho que aquello repercutiría en sus próximas horas, días o meses de vida. Todos asintieron a la proposición, incluso él mismo. Si hubiera sabido a lo que se dirigía, habría dicho un no rotundo y apuntado con una pistola al que le llevara la contraria, pero no lo sabía, así que… entre los cuatro amigos decidieron echar a suertes quien iría a por las pizzas. Cogieron un dado, y acordaron que quien tuviera menor puntuación iría a por las pizzas. Sam aguardó su turno mientras miraba al perro de su amigo. Era un chucho como cualquier otro, pequeño y tonto, que intentaba curiosear lo que hacía su amo mientras movía la cola alegremente. Llegó el turno de Sam. Las puntuaciones de sus amigos eran superables, nadie había sacado un seis, pero a Sam no le paraba de rondar por la cabeza que el martes pasado había sido martes 13… la suerte no estaría con él. Sus amigos habían sacado, en orden, un cinco, un cuatro y un dos. Sam recogió el dado entre sus manos, las sacudió a un lado de su cabeza, luego al otro, y lanzó suavemente encima de la mesa. El dado dio varias vueltas… pasó por el seis, y a Sam se le dibujó una sonrisa, pero maliciosamente el dado giró. Pasó por el cuatro, y Sam volvió a sonreír, pero el dado volvió a girarse. Pasó por el tres, y Sam ya estaba saltando de alegría, pero para su desgracia, el dado giró, y el resultado fue un mísero y solitario uno.

_ La pizzería está abajo._ Dijo uno de sus amigos._ Ya que estás saca al perro.

Sam aún estaba apretando los dientes.

_ ¿Cómo se llama?_ Necesitaba saber el nombre para que le hiciera caso.

_ Como tú._ Dijo el amigo.

_ ¿Qué?

_ Lo que sientes, como tú.

_ ¿se llama Sam?

_ No._ Se impacientó el amigo._ Se llama Komotú. K-O-M-O-T-U con acento… Komotú.

_ Ah, entiendo._ Concluyó Sam, viendo que el perro se estaba volviendo loco al sentir tanto su nombre._ Vamos Komotú…


La pizza estaba caliente, recién hecha, y traía consigo un olor que sólo puede traer una pizza. El chucho había esperado fuera todo el rato, atado a una farola.

_ No me mires así._ Dijo Sam._ Ahora te suelto.

El perro correteó por los linderos del bosque, justo delante de la pizzería. Pero de pronto, el estúpido animal canino se echó a correr hacia los árboles. Sam, sin dejar de aguantar la pizza, le siguió corriendo y gritando su nombre.

_ ¡Estúpido chucho, ven aquí!

Tras correr durante unos minutos y adentrarse un poco en el bosque, Sam encontró a Komotú al lado de lo que parecía ser una puerta.

_ ¿una puerta?_ Pensó para sus adentros.

_ Sí, una puerta._ Contestó su subconsciente.

_ ¿en el bosque?_ Volvió a pensar.

_ Sí, en el bosque.

Su dialogo interno se evaporó al pensar realmente en lo que estaba viendo. Una puerta se hallaba delante de él, en medio del bosque, y si ello era una escena poco absurda, cuando Sam movió un poco la vista pudo ver un retrete justo al lado de la puerta.

_ ¿un retrete?

_ Sí, un retrete.

Volvió a centrarse. No podía ser, era una imagen muy anormal y, sobretodo, absurda. De hecho, pensó varias veces en no creérselo y volver al piso, pero su subconsciente le respondía “sí, estas viendo una puerta y un retrete”. En realidad, estos fenómenos solo recalcan lo acostumbrados que estamos los humanos a ver un retrete en el lavabo y una puerta en el piso y lo desacostumbrados que estamos en verlos en el bosque. Es cómo cuando en las noticias aparece un alce en medio de la ciudad… ¿Qué ocurre? El alce no está desafiando a la madre naturaleza ni a las leyes de la física, simplemente está fuera de su hábitat natural, pero los humanos del siglo XXI no entienden ese concepto, y a menudo, cuando ven, no un retrete y una puerta en el bosque, pero si un alce en la ciudad, suelen salir corriendo como si de Godzilla se tratara. En fin… Sam no salió corriendo. Simplemente miró a la puerta durante largos minutos hasta darse cuenta de que tenía un lujoso picaporte en un lado. Sam simplemente lo curioseó con una mano, y rápidamente lo dejó estar, con lo cual, el picaporte chocó con la puerta. Apenas pasaron dos instantes antes de que la puerta se abriera, sola, y se mostrara un hombre vestido de mayordomo en un paraje totalmente blanco.

_ ¡Oh!, eres el repartidor._ Exclamó. Para sorpresa de Sam, el mayordomo tiró de su brazo y comenzó a adentrarle por la puerta._ pasa, estás en tu casa.

_ ¿Repartidor?_ Fue lo único que pudo decir Sam antes de que la puerta se cerrara.

_ Sí, te esperábamos hace mucho tiempo._ Contestó el mayordomo. Sam sólo podía abrir mucho los ojos, y pestañearlos de vez en cuando, para después decir un corto y ligero…

_ ¿Qué?

_ Ya me has oído._ El mayordomo comenzó a andar por el paisaje blanco. Todo era blanco: el suelo, el cielo, el suelo, el cielo, el suelo y el cielo… es más, sólo había suelo y cielo, pero blanco._ Tienes que contarnos el secreto, te aguardan impacientes…

_ ¿Qué?_ Repitió Sam, añadiendo… ¿Quién?

Pero el mayordomo siguió andando.

_ Cada año se nos agota algo muchacho._ Dijo el extraño hombre mientras seguía andando._ Aún recuerdo hace unos treinta años cuando se nos agotó el trigo…

_ perdone…_ Sam solo podía estirarle de la manga, pero el hombre seguía hablando.

_ O cuando se nos extinguió el oso panda, aquello fue terrible._ Siguió comentando el mayordomo.

_…es que… disculpe

_…Por no hablar de la Capa de Ozono… casi desaparece la humanidad.

_ ¿¡quiere prestarme atención un momento!?_ Gritó Sam en un ataque de lujuria que casi acaba con la pizza en el suelo. El mayordomo se detuvo ante aquella reacción del humano.

_ Claro._ Dijo sonriente._ Pero no es para ponerse así muchacho.

_ ¿Qué es todo esto?_ Preguntó Sam exhausto por el grito que había dejado escapar hacía unos segundos.

_ Oh, el Campo Temporal que separa tu tiempo del mío, no tiene importancia._ Contestó el hombre como si hablara de aquello todos los días.

_ ¿Campo Temporal?_ Repitió Sam. De pronto Sam recordó quien le había metido en aquella situación._ ¿Dónde está el perro?

_ ¿perro?_ El mayordomo no sabía de que le hablaban.

_ Sí, el chucho que me ha metido en este…_ Buscó un adjetivo, pero no lo encontró._…Sitio.
_ Oh, ¿te refieres a tu amigo canino?

_ De amigo nada…

_ Tranquilo, no te preocupes, está a salvo._ Dijo el mayordomo intentando ayudar a Sam a levantarse._ A estas horas ya habrá muerto…

_ ¿¡Que!?_ Sam volvió a gritar.

_ Claro muchacho._ Comenzó a explicar el mayordomo._ Esto es el Campo Temporal, a cada paso que das estás un año por delante de tu tiempo… cuenta todos los pasos que has dado hijo.

Sam miró su recorrido, pero, para su sorpresa, su desesperación y sus ganas de gritar y despertar de aquella pesadilla, la puerta por la que había entrado ya no estaba.

_ ¡La puerta!_ Gritó._ ¡No está!

_ Sí que está amigo, solo que está pintada de blanco y no la ves._ El curioso personaje cogió la pizza de Sam con curioso cuidado y comenzó a andar en la misma dirección que antes._ Pero por mucho que la encuentres no podrás volver por ahí, está cerrada por el otro lado.

Esta vez Sam calló, no tenia palabras para aquella situación.

_ Vamos a llegar a aquella otra puerta._ Dijo mientras señalaba un punto negro que estaba a unos quinientos metros de su posición, aun que desde allí ya podían verla realmente nítida, ya que en aquella especie de campo blanco que el mayordomo llamaba Campo Temporal solo estaban él, el mayordomo, la puerta negra a la que se dirigían y la puerta blanca que, de hecho, no cuenta, por que no se ve. Ni siquiera había una pizca de polvo en el aire._ Como ya te he dicho, sólo queremos saber el secreto.

_ ¿Qué secreto?

_ El que está en la masa, ya me entiendes.

_ No…

_ ¡El de la pizza!

Aquel mayordomo comenzaba a convertirse en un personaje bastante irritante. No explicaba la mitad de las cosas que Sam quería oír, y además no paraba de hablar de la pizza que tenía entre sus manos.

_ Ya estamos llegando._ Dijo de pronto el extraño, que, a los dos minutos después ya estaba abriendo la puerta. Sam no pudo creer lo que vio y casi cae al suelo, bueno, al suelo no, claro…



Guudrun volaba en aquellos momentos volando entre los edificios con dos borrachos detrás. Borrachos… al menos ese era el nuevo concepto que iba ligado a “beber leche y hacer el idiota para parecer borracho”. Desde que se terminó el alcohol en el mundo, nadie iba borracho. Para algunos fue bien, ya que se desengancharon de la bebida que realmente les estaba destrozando el estómago, pero para otros, en concreto para los niñatos que, cuando el alcohol desapareció estaban en plena pubertad, fue lo peor que podría haber pasado. El cerebro de aquellas jóvenes generaciones se enturbió. De pronto, se dieron cuenta de que no podían vivir (o beber) sin alcohol, así que, según un estudio de la Universidad de Oxford, por una extraña y curiosa casualidad, su cerebro se volvió completamente loco, dio media vuelta y unas cuantas vueltas de campana y quedó en una posición realmente desastrosa. Eso originó un caos neuronal cuyo efecto era que, ahora, para aquellos niñatos, la leche era su bebida favorita, ya que ofrecía los mismos efectos que el antiguo alcohol. En realidad, solo bebían leche y se hacían los borrachos, o al menos eso le gustaba pensar a Guudrun, ya que no creía ni por asomo en las casualidades.

_ Apui, Pempano Apui._ Dijo uno de los niñatos.

_ ¿Qué?

_ Qu… nos aquí._ Balbuceó de nuevo.

_ ¡Pronuncia!_ Gritó Guudrun dentro del coche. Los dos pasajeros parecieron asustarse y se acurrucaron, aun que luego arrancaron en una carcajada.

_ Que nos puede dejar aquí._ Dijo al fin el otro niñato que aún tenia su botella de leche a medio terminar.

Guudrun paró el taxi.

_________________
"Para hablar con su semejante un irlandés debe hablar con Dios"
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Fan-Fics Todas las horas son GMT + 1 Hora
Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1


Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro




Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001, 2007 phpBB Group

Crear foro | foros de Colecciones | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo